Ahora que el 2016 será el año de la consolidación de la Reforma Educativa, no estaría nada mal que los diputados locales del partido Morena se asomen a ver cómo van las clases de cálculo… y de sumar y restar. Todo el ruido que han metido en cuanto a las cifras de la Ley de Ingresos y Egresos para el ejercicio fiscal 2016 conlleva más grilla que lectura y análisis. Lo peor de todo es que los diputados morenistas Carlos Martínez Aké, Adriana de Jesús Avilez y Andrea del Carmen Martínez Aguilar tuvieron cinco días para estudiar las iniciativas de ley y nomás no detectaron nada. ¿Será que les soplaron y solo así levantaron la mano para echar grilla? ¿O de plano en su escuelita solo les enseñaron a portarse mal y a olvidar la lectura en silencio? Así que, por favor, niños, hagan primero la tarea y luego se salen a jugar, ¿ehh?

El escándalo no pudo ser más grande. Para sus festejos decembrinos como posadas, cenas navideñas y Día de Reyes, los diputados se otorgaron 7 millones 920 mil pesos. A cada uno de ellos les tocó un cheque de 120 mil pesos para gastarlos como mejor les pareciera para organizar las celebraciones recién concluidas. Y algunos legisladores lo desquitaron celebrando posadas y comprando cenas navideñas para luego presumir en sus cuentas de redes sociales que estaban desquitando el dinero. Pero otros de plano se lo guardaron y simularon comprar rosquitas de Reyes y ni siquiera tocaron sus redes sociales. Al día siguiente del escándalo, el dirigente del partido justificó el millonario derroche diciendo que “si bien puede verse como un gasto inútil, es bien cierto que hay gente que no puede acceder a estás tradiciones”. Bueno, los diputados prometieron que lo pensarán dos veces este año antes de repartirse esa lana… allá en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

También podría interesarte  El fin del ciclo

Lo que sí ocurrió en este arranque de año en Campeche fue en el Congreso del Estado, donde alguien tuvo la brillante idea y generosidad –y mire que si hay dadivosos, sobre todo con los periodistas- y decidió encargar nada menos que 15 roscas de Reyes para… solo 30 personas. La vergonzosa escena ocurrió el pasado viernes durante la sesión de la Diputación Permanente a la que llegaron, sume usted, seis diputados y 25 representantes de los medios de comunicación, porque el resto de nuestros representantes y del personal del Congreso sigue de vacaciones. Con tantos muñequitos y gula, el salón María Lavalle pareció más bien una guardería que un espacio para el debate y análisis.

Mañana que es lunes bien harían las panistas Yolanda Valladares y Nelly Márquez en darse una vueltecita a las farmacias de la ciudad para aprovechar descuentos que se hacen a todo tipo de medicamentos. Y es que seguramente la presidenta estatal blanquiazul y la diputada federal los necesitarán luego de enterarse de las alianzas ya pactadas entre Acción Nacional y el de la Revolución Democrática (PRD). Las mandamases del panismo campechano difícilmente podrán digerir un trabajo conjunto con los militantes de amarillo y negro, pues simplemente no les combina con sus tonos verde, rojo y blanco, perdón, azul blanco. Ok, ya.