EL “BAÑO RUSO”.- Siempre he criticado a los arquitectos ‘iluminados’ de Icomos y la Unesco que han privilegiado en ciertas ciudades Patrimonio Cultural de la Humanidad lo tangible, o sea la belleza arquitectónica y demás parafernalia superficial, por encima de lo intangible, que es el humanismo y el respeto al ser humano, su historia y sus actividades como debe de ser y como es en muchas partes de este planeta, y por ello siempre he dicho que al Centro Histórico de Campeche se le daba el ‘baño ruso’ (la cara limpia y la cola sucia) porque nunca se ha tomado en cuenta a los habitantes del recinto amurallado ni a los vendedores ambulantes tradicionales que nos han heredado esta magnífica tradición de pregoneros, de la que nos enorgullecemos tanto los campechanos y por ello nunca les han caído bien mis opiniones a los ‘sesudos’ directivos de esas instituciones como tampoco a los ayuntamientos que han exagerado en sus actuaciones en contra de algunas gentes. Como ejemplo siempre les pongo el Centro Histórico de La Habana, cuya administración está en manos del Cronista de la Ciudad y en la que hasta los perros callejeros tienen asignado un presupuesto para su alimentación diaria y están etiquetados para su control y seguimiento. Eso es lo que busca el turismo: lo natural, lo humano y lo que es tradición en una ciudad con tanto abolengo como Campeche.

¿IRRESPONSABILIDAD PROPAGANDÍSTICA O CERTEZA INSTITUCIONAL?.- Por eso creo que en el tema del ambulantaje hay que ser ecléctico: ni el exceso de vendedores ambulantes que nada tienen que ver con la identidad campechana como los que ahora empiezan a atiborrar el Parque Principal y zonas aledañas, ni tampoco la ausencia total que le quita sentido humano y aleja al turismo internacional. Digo, esto porque he visto imágenes penosas de triciclos encima del Parque Principal y vendedores de productos que nada tienen que ver ni con las tradiciones ni con la historia de pregón campechano y que si bien pudieran tener todo el derecho del mundo para trabajar honradamente como seguramente lo hacen, también deben de considerar a los vendedores legalmente establecidos que pagan impuestos, renta, empleados, impuestos y demás gastos que definitivamente no tienen quienes les hacen competencia desleal. No es un tema fácil, porque si bien por un lado es más fácil actuar irresponsablemente con fines propagandísticos saturando de ambulantes una bella ciudad, por el otro es más difícil conciliar intereses y elaborar estrategias que ayuden a estas personas a ganarse dignamente la vida y a los comerciantes establecidos a tener certeza jurídica y confianza en la autoridad.

AMBULANTAJE, TEMA DIFíCIL PERO HAY QUE OCUPARSE.- El ambulantaje es un tema difícil para cualquier ayuntamiento y la solución populista e incluso de negocios más fácil es dejar que se inunde una ciudad de ellos, pues al fin del día es una fuente de trabajo honrada y todos tienen ese derecho en este país; pero, y aquí viene el pero: hay leyes establecidas y convenios de protección del título de Patrimonio Cultural que pudieran ser puestos en riesgo y esto significaría la ausencia de turismo e inversiones. A ver, déjeme explicarme: lo que pudiera parecer un acto de solidaridad con la gente que más necesita, es realmente un arma de dos filos pues al faltar el turismo e inversiones, también deja de haber empleos para estas gentes que ya no van a tener a quién vender su producto, y en lo particular creo que todo tiene solución inteligente y estudiada. Hay que cuidar nuestro Centro Histórico, si es cierto y es una obligación institucional de quien resultó electo como alcalde; pero, por otro lado, también hay que considerar a la gente que tiene necesidades y se dedica a este oficio y habrá que abrirles oportunidades, pero con ciertos lineamientos específicos que no atenten en contra de Campeche y los campechanos y que nos haga sentirnos orgullosos de nuestra identidad y de nuestra tradición. No es fácil, lo sé, pero por eso el pueblo eligió a quien considera puede resolver este tipo de problemas sin dañar a nadie. ¿o no?

También podría interesarte  Educación, seguridad y... cero corrupción
EL PRI: NO SE PREOCUPA, SE OCUPA.- El PRI inicia hoy una restructuración histórica en este estado que deberá concluir antes del próximo 7 de diciembre y que incluye el nombramiento el día de hoy de 15 secretarios del Comité Directivo Estatal, entre los que están los nombres de Andy Uribe, Diana Escalante, José Manrique y Carlos Bustamante y 11 delegados especiales para igual número de municipios, en los cuales –por cierto- habrá restructuración de los comités municipales, al menos en los que se perdieron. En cuanto al fondo, el PRI mostró una nueva imagen el pasado martes cuando hizo una masiva protesta ante las puertas dela CFE en busca de la reducción de las tarifas de la luz eléctrica encabezados por su presidente, el experimentado Jorge Lazo y la joven Hilda Velázquez y esto solo fue una probadita de las actitudes que tomará este partido en un futuro inmediato cerca de la gente, como también rezaban las camisetas que portaban. ¿le va a dar al PRI para recuperar la confianza ciudadana dentro de tres años? No lo sé, pero el hecho es que ya se están ocupando de ello con trabajo, movilizaciones y estrategia y no se andan lamentando de lo que ya pasó. Ese es un excelente primer paso…