LIO SINDICAL EN LA COMUNA. – El asunto de que el sindicato que dirige Manuel Bonilla le mostrara el “músculo” al novel alcalde campechano, era cuestión de tiempo. Este sindicato se ha caracterizado por presionar a las autoridades mediante movilizaciones y plantones de sus agremiados, que si bien pudieran ser justos y apegados a derecho, no han sido bien vistos por la ciudadanía que critica que se deje a la ciudad sin servicios públicos y que los trabajadores que cobran de los impuestos de todos los campechanos, se dediquen a otra cosa que no es precisamente trabajar por los que aquí vivimos; sin embargo, también hay que señalar que esto no es ninguna novedad y durante muchísimos años ha habido una relación “tirante” entre autoridades y sindicatos, -como sucede en cualquier parte de este país y del mundo- y siempre el dialogo y la conciliación habían sido elementos de vital importancia para que la ciudadanía no fuera rehén de los problemas entre autoridades y sindicalizados y al fin del día todo mundo se dedicara a sus actividades, aunque existiera animadversión entre ellos. O sea, el hecho de que me caiga mal “fulano”, no quiere decir que no debo trabajar con él para el mejoramiento de mi ciudad y de mi entorno. Pero tal parece que ya no va a ser así.

LOS CIUDADANOS EN MEDIO DE TODO.- Mucha, poca o ninguna razón pudiera tener el señor Bonilla y su sindicato en lo que ahora exigen al alcalde, pues si bien por un lado ellos exigen la defenestración de un funcionario público que según ellos ya dejó constancia de que no pudo con el “paquete” y que incluso perjudico a algunos trabajadores, por el otro la autoridad se niega cumplir las exigencias de la base sindical arguyendo que no le han dado la oportunidad de demostrar que si va a dar resultados el nuevo funcionario; pero al margen de todo esto, estamos los ciudadanos que somos los únicos perjudicados por estas “diferencias” municipales ya que los “matarifes” han tenido que llevar a sus animales a ser “sacrificados” en el rastro de la ciudad de Mérida y otros circunvecinos, lo que encarece el producto y causa muchos problemas de desabasto a los carniceros tradicionales de los mercados públicos de la entidad y quienes resultan beneficiados son los grandes supermercados y los puntos de venta de las empresas yucatecas que comercializan carne de todo tipo en diversas área de la ciudad. Ayer Bonilla ordenó levantar el “plantón” a las puertas del palacio municipal. ¿miedo? ¿prudencia? No lo sé, pero lo que si queda claro es que es una actitud responsable por parte de este polémico líder sindical. Habrá que ver que actitud tomará el Alcalde a raíz de esta acción.

También podría interesarte  Educación, ¿ahora qué sigue?
BONILLA, LA NUEVA “VíCTIMA” ¿LO SABRá APROVECHAR?.- En lo personal creo que con el anuncio de que suspendió como trabajador del ayuntamiento al señor Manuel Bonilla, el presidente municipal le cedió la estafeta de “victima” con que opero sus estrategias de campaña y que tal parece ya no le va a funcionar más, pues la ciudadanía se volcó a las urnas en favor de alguien que diera resultados y supiera resolver los problemas del municipio. Hoy los Campechanos tienen una “ceja arriba”, más que pendientes del trabajo Municipal y si bien hay quien sigue apoyándolo sin cortapisas, no falta quien empiece a cuestionar el que no se privilegie una política de dialogo y conciliación como han hecho todos los demás alcaldes. Problemas hay y siempre habrá, pero es precisamente el talento y la capacidad dé cada uno de los personajes que fueron electos por toda la geografía estatal, la que va a sacar a sus municipios adelante por encima de cualquier situación de tipo político que se pudiera presentar. La utilización del “hígado” como herramienta de campaña fue una gran lección para muchos campechanos, pero la utilización del “hígado” como forma de gobierno, no puede ser bien vista y aprobada por nadie. En esta ocasión le salieron bien las cosas al alcalde y que bueno porque todo recupera su orden de trabajo cotidiano. Campeche y los Campechanos están por encima de todo y quienes aquí vivimos tenemos la esperanza de que el dialogo y la conciliación empiecen a resolver todos los problemas que se presenten y seguimos deseando el mejor de los éxitos a las nuevas autoridades.