“Estoy en buró de crédito”… Una expresión que generalmente cuando la escucho es porque el interlocutor quiere decir “ya me cayó el chahuistle por moroso”. Pero, ¿en verdad es tan malo el buró de crédito?

Antes que nada hay que saber que buró de crédito es el nombre genérico con el que conocemos a las Sociedades de Información Crediticia, y que estas son entidades que ofrecen servicios de recopilación, manejo y entrega o envío de información relativa al historial crediticio de personas, ya sean físicas o morales.  Y que están reguladas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNSF).

Es decir, se dedican a administrar la información crediticia tanto de individuos (como tú y yo) como de empresas, y a compartirla para que si alguno de estos solicita un nuevo crédito, la entidad que lo va prestar pueda tomar decisiones y saber si asume el “riesgo crediticio”, o no.

Ahora bien, ya con esto aclarado, tratemos de responder algunas de las preguntas que normalmente generan mitología sobre este tema:

¿Quién aparece en el buró de crédito?

¡Todos!…al menos todos los que en alguna vez hemos contratado o tenemos algún tipo de crédito: tarjeta de crédito, personal, hipotecario o automotriz, También se incluyen tarjeta departamentales  y hasta los servicios de telefonía o televisión de paga.

¿Es malo aparecer en el buró de crédito?

¡No! Aparecer en el buró de crédito no es malo. Lo que puede ser malo (o bueno) es lo que diga el reporte que emite el buró de ti. Es decir, qué tan buen pagador eres de los créditos que tienes o has tenido, lo cual puede abrirte o cerrarte las puertas a obtener nuevos créditos.

También podría interesarte  Segunda vuelta

Así que si tienes adeudos, mejor ponte al día con ellos.

¿Cómo le hago para salir del buró de crédito?

Primero ten en cuenta que mientras tengas un crédito recurrente, este ahí va a aparecer.

Aún así, por ley, los adeudos podrán permanecer en el  buró por un año y hasta por seis, dependiendo el tamaño del monto. Claro, siempre y cuando el crédito no se encuentre en proceso judicial y/o no hayas cometido algún fraude en tus créditos.

Lo interesante del buró de crédito no es pensar cómo escapar de él, sino saber ¿cómo lo puedes usar a tu favor?

Por ley tienes el derecho de solicitar una vez al año tu reporte especial de crédito el cual es una relación de todos los créditos que están a tu nombre y la información relativa a ellos.  Este reporte te puede ayudar a detectar anomalías, como pueden ser créditos que no solicitaste, lo cual es un fraude llamado robo de identidad. Además de que con ello puedes llevar un mejor control de tus hábitos y conductas de deuda.

Pues ahora que ya sabes que hay quien califica como pagador o como moroso, pues aplícate y comienza a llevar un historial que hable bien de ti.

Ah y recuerda, la lana viene y va, pero porque tú la dejas escapar.

¡Hasta la siguiente colaboración!

Adolfo Vargas
Divulgador de la economía, y especialista en seguros y retiro.
@av_campeche
adolfo.vargas@av-asesoria.com