EL DEBATE DEL DEBATE.- Ganó mi “gallo” y el “ganón” fue Meade dijo Yolanda Valladares en el ‘debate del debate’ en que generosamente aceptaron participar el pasado lunes y es que se refería que para ella el señor Anaya, candidato de su partido a la Presidencia de la República había sido el “ganador” del debate y el señor José Antonio Meade, del Partido Revolucionario Institucional, Partido Verde y Panal había sido el “ganón” porque había salido del debate con dos flamantes departamentos que ofreció regalarle el señor Andrés Manuel López Obrador, del partido Morena si le comprobaba que eran suyos… ¡y al otro día se lo comprobaron! Bueno, al menos presentaron los documentos del Registro Público de la Propiedad en que aún aparece como propietario de ellos, aunque en el programa del pasado lunes don Aníbal Ostoa, ni tardo ni perezoso respondió a ‘botepronto’ a Yolanda argumentando que AMLO había regalado en donación legal esos departamentos a sus hijos, pero que el trámite no estaba concluido. O sea, pues es algo legal y válido, pero definitivamente no muy ético cuando se postula uno como el hombre más impoluto y recto de este país, pues queda claro que en alguna ocasión fueron suyos. La cosa no paró ahí, pues esto continuó por espacio de más de 45 minutos en que discutieron sus posturas.

DEBATE AL VAPOR.- Tarde por la noche el domingo se armó el ‘Debate del Debate’ para el día siguiente y aceptaron estar ahí Yolanda Valladares, Aníbal Ostoa y Ramón Santini, de los partidos y candidatos que usted ya conoce, quienes llegaron muy temprano y se saludaron afectuosamente como viejos amigos que no se habían visto en mucho tiempo, lo que bien quiere decir que en Campeche la civilidad política está muy por encima de cualquier diatriba que pudiera presentarse en estas elecciones y ahí estuvieron charlando por más de 20 minutos en que entraron al aire junto con este humilde comunicador y lo que inicialmente estaba previsto para 20 minutos, se fue mucho más allá, provocado por los sarcásticos e incisivo comentarios de Yolanda, quien con esa fina ironía que la caracteriza daba ‘palos’ a diestra y siniestra y los caballeros de la mesa de debate ya no sabían ni por dónde les llovía. El nivel del debate nunca bajó, ni mucho menos llegó la sangre al río, pues los tres participantes fueron muy claros en sus posiciones y si usted me pregunta, yo les diría que la panista se los llevó a todos al baile, pero hay que reconocer que los caballeros -ya de cierta edad- están hechos a la antigüita, en que no se le responde feo a una mujer, aunque no tenga la razón. (Dónde he oído eso, je) Y Santini y Ostoa son unos perfectos caballeros antes que nada.

También podría interesarte  El amigo incómodo
POR FIN, ¿QUIÉN GANO?.- El caso es que la pregunta principal que les hice a todos en el sentido de si el ciudadano había ganado el debate y que le comente ampliamente en estas mismas líneas la semana pasada, todos se hicieron ‘patos’ y nadie dio respuesta, porque no era el interés principal de ese debate, sino más bien ganar simpatías y mejorar el posicionamiento de intención del voto; sin embargo, los tres fueron muy puntuales en señalar las virtudes y bondades de cada uno de sus candidatos y hay que reconocer que si bien cuestionaron severamente temas como la integridad moral y la honradez de cada uno de ellos, fueron propositivos y se mostraron en plena disposición de acudir de nueva cuenta a debatir o más bien “platicar”, los temas que corresponden a Campeche y los campechanos, que es lo que nos interesa a los que aquí vivimos.