Raúl Sales Heredia

Después de ver la clasificación de las universidades Latinoamericanas en las que dentro de los primeras 20 solo aparece el Tec de Monterrey (lugar 6)y la UNAM (10) en las que Brasil tiene 12 (ocupando además el primer y segundo lugar) Chile 4 (teniendo el tercero y cuarto) y Colombia 3, pero si nos vamos a la clasificación mundial aparece la UNAM en el lugar 141 y el ITESM en el 2574, ya no sé a qué medición hacerle caso. Así que, como es poco probable que alcancemos el nivel de Harvard (número 1 mundial) por unos años sigamos con la medición de universidades latinoamericanas hecha por la revista británica Times Higher Education.

Brasil tiene 207,7 millones de habitantes, Chile 17,91 millones, Colombia 48,65 millones; México 127,5 millones (censo de 2016). Sé que no es correcto esta forma de medir pero dividiendo el número de habitantes entre el número de universidades dentro de las primeras 20 tendríamos que Brasil tiene 17,3 millones por universidad; Chile 4,47;  Colombia 16,2 y México 63,75 millones por universidad. No sirve de nada esta medición pero es solo para darnos una idea.

En otras palabras, nuestro liderazgo en educación hace mucho que dejó de existir y si nuestra educación superior no es competitiva estamos dejando de serlo en muchas otras áreas, investigación, patentes, industrialización, etc… Como si necesitáramos otros elementos de depresión en este, nuestro lastimado y dolido país.

No soy ninguna autoridad competente para hablar de la forma en que podríamos mejorar nuestro nivel de educación superior, no obstante meteré mi ignorante cuchara y escribiré una idea que no es para nada nueva pero que bien vale retomarla.

Campeche, además de la UAC y la Unacar, tiene otras universidades estatales: el Instituto Campechano, los tecnológicos, la Universidad Pedagógica Nacional y las  Escuelas Normales, es decir, en cada municipio hay una institución de Educación Superior que facilita la entrada y no obstante, en ocasiones pienso que en lugar de poner campus por toda la geografía, sería mejor tener 3 enormes campus que se especializaran, por ejemplo, en la UAC tener sociales y económicas y en la Unacar las ingenierías y las biológicas.

Antes de que me quemen en leña verde dejen explicar cómo lo veo: veo un gran Campus donde maestros especialistas en su área se dediquen de tiempo completo no solo a la enseñanza sino a la investigación, que los alumnos puedan viajar de todas partes del estado a estudiar la carrera que desean (y no la que tengan al alcance de la mano) llegando a dormitorios estudiantiles con todos los servicios para que puedan dedicarse a estudiar y a sus diversas prácticas académicas. El hecho de centralizar la educación superior no atendería a otro fin más que a la optimización de los recursos, a hacer más interesante el intercambio de ideas de alumnos provenientes de toda la geografía y fomentar la independencia y responsabilidad. A esto me refiero cuando digo que no es una idea nueva, la mayoría de los países de primer mundo siguen un sistema similar y si bien, en nuestro país sucede con las universidades privadas en las que alumnos viajan a Monterrey, Mérida, Puebla o la Cd, de México para entrar a la universidad elegida, también puede hacerse dentro del sistema público estatal.

También podría interesarte  Luigi Giussani… su vida

Imaginen a un alumno proveniente del interior del estado que llegara a un dormitorio donde conocerá a un compañero que no hubiera conocido nunca de no haber viajado y con el que podrá intercambiar ideas y puntos de vista, donde podrá dividir su día entre actividades académicas, deportivas y culturales dentro de sus asignaturas, donde tendrá la posibilidad de entrar a bibliotecas y laboratorios con lo mejor de lo mejor, donde podrá desarrollar sus habilidades en actividades extra curriculares y donde podrá concentrarse no sólo durante una parte del día sino a tiempo completo a perfeccionar su carrera universitaria.

Por otro lado, los maestros que impartirán al ser maestros de tiempo completo además de investigadores podrán ser los mejores en sus respectivas áreas y tendrán la libertad de seguir con su preparación además de la publicación de sus investigaciones, las patentes generadas por la interacción universidad-investigador-alumnos serán dándole el debido reconocimiento (y si así sucede compensación económica) a sus creadores.

En lugar de dividir un recurso que nunca será suficiente en decenas de campus, se podría tener un menor número de ellos con lo mejor de lo mejor para darle a nuestros estudiantes… Lo mejor de lo mejor.