VOTO ÚTIL. Los debates en torno a las campañas giran sobre el llamado al “voto útil”, una versión mexicana de la inexistente segunda vuelta electoral, que tomó fuerza en la elección del 2000.

Durante el tiempo en que gobernó el PRI, era impensable hablar de voto útil en México, se necesitan al menos tres opciones viables para promoverlo. Fue la elección de Vicente Fox en la primera que se empezó a razonar el voto útil o estratégico. En la elección del 2006 el PAN pidió el voto útil para su candidato. Apenas le alcanzó.

En el 2012, el equipo de Felipe Calderón, pidió inclinar el voto útil a favor de Enrique Peña Nieto. Ganó el priista y la candidata panista cayó en tercer lugar. No se sabe cuántos votos útiles contabilizó Peña pero revisemos algunos números: Josefina Vázquez Mota tuvo en el 2012, 3 millones de votos menos (12 millones) que los que tuvo Felipe Calderón en 2006 (15 millones).

En el 2006 Roberto Madrazo obtuvo 4 millones de votos menos (9 millones) que los que alcanzó Francisco Labastida en el 2000 (13 millones).

¿Cuántos votos representan el voto útil en México? No hay una estadística segura, pero si partimos de cómo ha ido modificándose la votación en relación a los candidatos en cada elección, y los resultados del Congreso federal, considerando el listado nominal del 2018, el voto útil rondaría entre los 4 y 5 millones de votos.

Si cada punto porcentual, con base al porcentaje de participación del 67% previsto para esta elección, representan 602 mil votos, los votos útiles pueden significar la nada despreciable cifra de ocho puntos porcentuales.

¿Quién los capitalizará? Bajo dos premisas el llamado que hacen los partidos PRI y PAN al voto útil será inútil: Si el voto útil se divide entre dos, y/o la diferencia entre el primer lugar y el segundo lugar es superior a ocho puntos.

La elección de 1994 fue la última en la que la diferencia entre el primer y el segundo lugar fue superior a ocho puntos porcentuales. En el 2000 la diferencia fue de 6.4 puntos; en el 2006 de 0.5 puntos; y en el 2012 de 6.6 puntos.

El tiempo se agota al PAN y al PRI, no hay en el horizonte señales de un acuerdo, a pesar de que lo único que los une es el deseo de evitar que Andrés Manuel llegue a la Presidencia.

ECOS. José Antonio Meade llegó al aeropuerto de Campeche, con camisa blanca, es la que frecuentemente utiliza, y su esposa Juanita con una blusa bordada, de las que usa según el estado que visitará para estar en contexto. En el Centro de Convenciones, el presidente del PRI, Ernesto Castillo, con dos camisas rojas en mano entregó una al candidato y otra al gobernador. Meade accedió, a pesar de ser un color que usó muy poco, solo en chaleco o chamarra.

Era su primera visita oficial como candidato, y llegó al lugar donde empezó todo. Fue en el mismo Centro de Convenciones, en agosto del 2017, cuando la Comisión de Estatutos, abrió la candidatura presidencial del PRI a los ciudadanos. En ese mismo salón inició la candidatura de Meade, hace 9 meses.
Este lunes, en una reunión de coordinación en la casa de campaña presidencial, pusieron a Campeche de ejemplo de la efectividad de una gira del candidato, para que los demás estados repliquen el formato.

Ya de camisa blanca, nuevamente, Meade pidió al candidato a senador, Christian Castro, que lo acompañara en la camioneta para dar un recorrido por la isla, recordando los viejos tiempos en Sedesol donde compartieron la titularidad federal y estatal.

La propuesta de Meade, anunciada en Campeche, para duplicar las pensiones a jubilados, llega a un sector importante del electorado, que es conservador, y tradicionalista.

El sistema de pensiones tiene su origen en la Alemania del siglo XIX. Las fuentes señalan al duque Otto von Bismarck, como el padre de los sistemas de seguridad social para los trabajadores y, a la par, de los sistemas de pensiones. La intención era evitar un posible levantamiento social ante la situación económica precaria que atravesaban en Alemania de finales del siglo XIX.

En la lista nominal del 2018 hay casi 15 millones de personas con más de 60 años. A ese segmento fue dirigida la propuesta, a ellos y a sus hijos que tienen entre 30 y 40 años, otros 18 millones de electores.

REPERTORIO Cuatro funcionarios asisten a una reunión en una dependencia federal, y solo dejaron pasar a uno, “Campeche ya está sobre-representado”, dijeron mientras los tres giraron sobre el pie derecho y salieron del salón.

-Ingresaron sin autorización, donde Juanita grababa un video para sus redes, y pidieron a las dos damas que desocuparan el lugar, porque no dejaban de conversar y desconcertar.

-Que sí se reunieron con el candidato, pero no hubo foto.