Francisco-López-Vargas7

El periódico Excélsior ofrece una recapitulación de gobernadores en problemas.

“Después de estar dos años prófugo, Mario Villanueva Madrid, quien gobernó Quintana Roo, entre 1999 y 2005, fue arrestado el 24 de mayo de 2001, en Cancún, durante el sexenio del presidente Vicente Fox. Se le acusó y comprobó tener vínculos con el narcotráfico.

“En la administración de Enrique Peña Nieto han sido encarcelados otros seis exgobernadores: Andrés Granier, de Tabasco (2007-2011), entró a la cárcel el 25 de junio de 2013, acusado de defraudación fiscal. Jesús Reyna, exgobernador interino de Michoacán, de abril a octubre de 2013, está preso desde el 5 de abril de 2014, por delincuencia organizada.

“El exmandatario de Sonora (2009-2015), Guillermo Padrés entró a prisión el 11 de noviembre de 2016, acusado de operaciones con recursos de procedencia ilícita. Flavino Ríos, quien estuvo 49 días como gobernador interino de Veracruz, fue encarcelado el 12 de marzo de este año, con los cargos de encubrimiento, tráfico de influencias y abuso de autoridad.

“Tomás Yarrington, quien gobernó Tamaulipas entre 1999 y 2005, fue arrestado el pasado 10 de abril en Florencia, Italia. Al tamaulipeco lo acusan de lavado de dinero y nexos con el narcotráfico.

“El sábado pasado por la noche, en un hotel del municipio de Panajachel, en el departamento de Sololá, Guatemala, Javier Duarte, quien gobernó Veracruz entre 2010 y 2016, fue capturado. Está acusado de peculado, enriquecimiento ilícito y delitos electorales.

“Por lo que hace a los otros cuatro exgobernadores con problemas con la justicia, están Rodrigo Medina, que gobernó Nuevo León, entre 2009 y 2015, y que pisó la cárcel el 26 de enero, por unas horas y gracias a un amparo sigue el proceso en libertad, es acusado de desvío de recursos.

“El exmandatario prófugo es el exgobernador de Chihuahua (2010-2016), César Duarte, a quien el actual mandatario, Javier Corral ya dio como fugado de la justicia el 29 de marzo pasado y dijo que su antecesor está relacionado con delincuencia organizada para el enriquecimiento personal.

También podría interesarte  El día D, el regreso y la impunidad

“Eugenio Hernández (2005-2010), exgobernador de Tamaulipas, es buscado por la DEA desde el 18 de junio de 2015; él se presentó a votar en las elecciones del 5 de junio de 2016, en Ciudad Victoria.

“El exgobernador de Quintana Roo, Roberto Borge (2011-2016). A este político aún no le giran orden de aprensión, pero el gobernador Carlos Joaquín González lo vincula con la venta ilegal de terrenos que eran patrimonio del estado, así como por manejos irregulares de recursos públicos”.

¿Cuánto es demasiado? Los ex gobernadores enlistados por Excélsior pareciera que tienen en común la voracidad por el dinero. Unos involucrados hasta la médula con el narcotráfico y otros dedicados al saqueo de las arcas públicas.

Sin embargo, esos son los que se ven, de los que se habla. ¿Y de los que no?

La realidad es que ser estúpidamente rico no da muchas cosas que muchos creyeran vienen con el dinero. El dinero no da prestigio, no da respeto, no da buen gusto, no da tranquilidad cuando no es bien habido, pero sí da para darse una vida que se sabe no es la propia.

Me decía un amigo que el caso de Javier Duarte tiene mucho parecido con la de un narco: ser humilde, llegar a tener poder, saquear y tenerlo todo para terminar muerto o en la cárcel años después. Morir a los 40´s. “Quién me quita lo vivido”, pareciera el epitafio de todas esas tumbas que al decir lo mismo terminan siendo también iguales.