“En cualquier momento de decisión lo mejor es hacer lo correcto, luego lo incorrecto, y lo peor es no hacer nada.” – Theodore Roosevelt

Ya han pasado dos semanas desde que se celebraron las elecciones para presidente en los Estados Unidos y aún seguimos tratando de digerir el resultado. Aunque parezca que estoy evocando una frase de Mario Moreno ‘Cantinflas’, lo único cierto que hay a partir de ese día es solo la incertidumbre de qué es lo que sucederá.

Particularmente hablando de temas económicos, que son los que nos interesan en este espacio, los pequeños ahorradores, las empresas y los gobiernos tiene que empezar a tomar decisiones sobre ¿Qué van a hacer con su dinero? Tanto el que tiene, como el que no tiene y necesita pedir.

Entonces, pensando que lo peor que se puedes hacer es quedarte paralizado, te comparto algunas reflexiones que puedes considerar:

1) Sobre el ahorro y la inversión:

– Las tasas de interés en instrumentos conservadores (pagarés, cetes, renta fija, etc.) están subiendo, lo cual puede ser muy atractivo para los conservadores y los que no les gustan los riesgos.

– Los instrumentos con tasas variables, como fondos de inversión, tienen algún grado de volatilidad. Por lo que retirarse por el momento puede involucrar una pérdida. Y si buscas invertir, ojo con invertir sin estar consciente de los riesgos y de las posibles expectativas.

– Las inversiones en inmuebles suelen ser un refugio en épocas de alta volatilidad.

2) Sobre los créditos y las deudas:

– Si le debes a tarjetas, ahora es cuando hay que pagar. Ya que las tasas de interés están subiendo y el dinero prestado será algo muy caro de pagar.

También podría interesarte  Populismo vs. estabilidad

– Los meses sin intereses sólo úsalos si sabes que los puedes pagar. Y asegúrate de que no los acumules con otros cargos recurrentes que te generen una carga que eventualmente no puedas liquidar.

– Los créditos hipotecarios están a punto de subir, así que, si estabas pensando en contratar una deuda de este tipo, ahora es cuando. Eso sí, ojo con el contrato y sus condiciones.

3) Sobre la protección del patrimonio:

– ¿Qué tan protegida está tu cartera? Si no quieres endeudarte por falta de previsión, es buen momento para adquirir la o las protecciones económicas que necesitas. Estas se llaman: seguros.

– Los negocios en sociedades no los dejes en “buenas palabras”. Por el bien de todos, pongan en blanco y negro los acuerdos a través de un contrato.

– ¿Y si algo no sale como planeamos? La transmisión del patrimonio individual y empresarial hay que preverla a través de un testamento o fideicomiso.

Cualquiera que sea la decisión que tomes (excepto la de no hacer nada), procura acercarte a un especialista en el tema, ya que jugarle al “experto” te puede salir más caro al final. Finalmente “preguntar no empobrece”.

Si tienes dudas o comentarios, por favor házmelos llegar a mi correo, que con gusto las responderé. Y claro, si te sirvió esta información, por favor compártela.

¡Ah!… y recuerda, la lana viene y va, pero porque tú la dejas escapar.

¡Hasta la siguiente colaboración!

Adolfo Vargas
Divulgador de la Economía,y especialista en seguros y retiro.
@av_campeche
adolfo.vargas@av-asesoria.com