El 18 de junio pasado, la coalición Por México al Frente presentó ante la PGR una denuncia penal contra José Antonio Meade, candidato del PRI a la presidencia, y Enrique Peña Nieto, presidente de la República, y todos los que resulten responsables por su participación en el fraude transexenal de Etileno XXI.

En la denuncia se afirma que el fraude de Odebrecht se ha fraguado en dos sexenios y que no es un hecho de corrupción del pasado, sino que éste sigue operando al día de hoy a través de su filial Braskem aliada a la mexicana Idesa. Los hechos son los siguientes:

– El 19.02.2010 se celebra el contrato de suministro por el que Pemex se obliga vender a Braskem-Idesa el equivalente a 66 millones de barriles diarios de etano, durante 20 años, con un descuento del 30%.

– En 04.2011, el Consejo de Administración de Pemex, que encabeza José Antonio Meade, es avisado de las irregularidades y peligros del contrato para Pemex y para el país. No hace caso de las advertencias.

– Meade firma un decreto, siete días antes de que termine el gobierno de Felipe Calderón, que incrementa el impuesto de importación al polietileno, para beneficiar a Braskem-Idesa y dañar a sus competidores y a los usuarios de objetos de plástico.

Este fraude ha generado ya un desfalco por más de 5 mil millones de pesos y va a provocar pérdidas por más de 40 mil millones en los próximos años para Pemex, la economía del país y los consumidores. Todo indica que el contrato se pretende continúe vigente en el próximo gobierno.

La denuncia establece que en la ejecución del desfalco transexenal participan José Antonio Meade, operador privilegiado del esquema a partir de su participación en ambos sexenios, y también el presidente Peña Nieto que emite los decretos adicionales en favor de la filial de Odebrecht.

Hay datos que hacen pensar que si López Obrador gana la presidencia el desfalco seguirá. Él ha dicho que será secretario de Comunicaciones, Javier Jiménez Espriú, que fue funcionario de Pemex en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, y que ha formado parte del Consejo de Administración de Idesa.

El diseño y ejecución del esquema implica, asegura la denuncia, beneficiar a un particular y a sus socios en el gobierno, por montos multimillonarios y durante por lo menos 20 años, en perjuicio de Pemex y de la economía nacional y garantizar impunidad transexenal a los creadores, ejecutores y beneficiarios del atraco.