NADA PERSONAL.- SENTIMIENTOS ENCONTRADOS.- No puedo negar que el resultado del proceso electoral ha dejado en mí sentimientos encontrados: mientras por un lado siento una enorme felicidad porque por fin nuestro país entra a un estado democrático de auténtica pluralidad y respeto al voto ciudadano, por el otro me preocupa que el partido “único” que conocí toda mi vida se haya desmoronado de la manera como sucedió y que difícilmente podrá recuperarse a nivel nacional en al menos tres años, aunque hay que significar que es de reconocerse el valor civil y la lealtad de muchísimos mexicanos que se mantuvieron firmes y fieles a un partido político al que le urge restructurarse desde su raíz, para poder competir en condiciones de equidad con el todopoderoso “Morena”, que con un voto casi “ciego”, causado por la efervescencia del fenómeno López Obrador, se convierte en la primerísima fuerza política del país y –¡cuidado!- en un estado casi “totalitario” que nos recuerda a las épocas en que el PRI gobernaba con la absoluta mayoría de las cámaras hasta la época del presidente Zedillo. Todo debe de ser para bien definitivamente y de todos nosotros depende aprovechar esta histórica coyuntura que marca un hito es la historia política de este país, que no tenía un caudillo -casi “mesiánico”- desde el sexenio del “Tata” Lázaro Cárdenas.

LO QUE DICE LA GENTE.- CÓMO QUEDA EL CONGRESO.- Si bien el PRI mantiene una endeble mayoría en las alcaldías de esta entidad, el Congreso del Estado se convierte de ahora en adelante en un auténtico foro de discusión y debate en el que deben prevalecer los argumentos, las ideas y las posturas propositivas pues tanto Morena como el PRI estarán en igualdad de curules, aunque todavía falta que las matemáticas electorales determinen cuántos serán los plurinominales que serán asignados a cada bancada, lo que también elevaría el número de “padres conscriptos” del PAN; pero en lo general, las fuerzas están equilibradas y los panistas se convierten de “facto” en los más buscados por ambos grupos políticos, pues para lograr consensos y lograr la mayoría, se necesitara que estos tres diputados panistas (o al menos uno de ellos) le dé la minoría simple a cualquiera de los dos partidos mayoritarios. El primer tema será seguramente la elección de la Junta de Gobierno de la citada cámara y ya desde ahí vamos a poder darnos cuenta de cómo se van a estar dando las cosas por ese lado. Ganó Campeche, sin duda alguna y solo falta que los que ganaron su derecho a estar en esa Legislatura estén a la altura de las circunstancias y tengan la clase y estatura política para convertir ese foro en una verdadera zona de ideas y propuestas y no de debates inútiles, diatriba y pleitos estúpidos como ya ha sucedido antes.

También podría interesarte  Frustaciones
CON TODO RESPETO.- ¿QUIÉN ESCRIBE LA HISTORIA?.- Creo que siempre he dejado claro que cuando me equivoco, reconozco públicamente que no tengo razón y la doy a quien corresponde como todos ustedes han sido testigos a lo largo de mis más de 30 años de práctica periodística y tengo que reconocer que en mis participaciones en radio, tv y esta columna, siempre tuve la duda de que las redes sociales llegaran verdaderamente a la vida real y permearan entre los ciudadanos que no tienen acceso a ellas, pero déjeme decirle que estas elecciones me han dado un gran lección: me queda perfectamente claro que las redes sociales son el motor perfecto para inducir el voto entre los ciudadanos, para causar escozor y desconcierto y para manipular cualquier tema a favor de tal o cual candidato o –incluso- despedazar y difamar a quien no tenga la estrategia y los recursos suficientes para poder enfrentar con un efectivo control de crisis, un ataque de sus enemigos políticos. De este tema habrá mucho más de que hablar y hoy solo los dejo con una reflexión: antes se decía: “la historia la escriben los ganadores” y ahora se corrige: la historia la escriben… “los que manipulan las redes”.