¿CIUDAD ABANDONADA?.- TENEMOS QUE AYUDAR AL ALCALDE.-  Este fin de semana que pasó estuvieron en Campeche una pareja de grandes amigos avecindados en el vecino país del Norte, pero que son mexicanos de nacionalidad y corazón y trabajan para dos de los medios de comunicación más importantes de la unión americana con presencia entre la “paisanada”. Ellos vienen cada año y recorren varias partes del país en un sano intento de no desarraigarse de su tierra amada y en esta ocasión le tocó a Campeche estar en su itinerario, ya que no venían desde hace dos años y lo primero que me preguntaron al verlos después de su recorrido obligado por la ciudad fue ¿Qué le pasa a Campeche? Tomas. “el malecón, las calles y avenidas están abandonadas” me dijeron en un tono de reproche como si quien esto escribe fuera culpable de tales desgracias para los campechanos y aunque me reconocieron lo funcional y moderno del distribuidor vial, no dejaron de mostrarse sorprendidos e indignados por el abandono en que se encuentra gran parte de esta bella ciudad que tuvo la desgracia de caer en la “alternancia” de partidos políticos y quienes votaron por esta opción se esperaban un verdadero cambio de trabajo y dedicación; sin embargo y para mala fortuna de los campechanos no solo no ha sido así, sino que incluso se dice que se ha entregado esta ciudad a yucatecos al margen de que su jefe político utiliza una estrategia de confrontación y agresión que –hay que decirlo- le funcionó muy bien en la campaña política, al grado de casi arrasar en las elecciones, pero que hoy no es ni valida ni legal para cualquier autoridad que se jacte de ser bien intencionada. Nadie en su sano juicio le desea mal al piloto del avión en que viaja con su familia, por el contrario todos tenemos que ayudarlo.

EL TEMOR COMO ESTRATEGIA DE COMUNICACIÓN.- El malecón, las avenidas y la gran mayoría de las calles de esta ciudad están casi abandonadas y no se trata de ninguna manera de atacar a nadie porque esto no se trata de “atacar”, sino de ser ciudadanos conscientes de nuestro entorno y nuestra ciudad y pelear por los derechos que nuestra constitución nos da y que los impuestos nos permiten alzar la voz cuando una autoridad no cumple con su trabajo al margen de cualquier situación política y en Campeche o hay incapacidad o hay un “valemadrismo” que también se traduce en la falta de agua potable todos los días en toda la ciudad, lo que de ninguna manera debería estar sucediendo por la simple y sencilla razón que si antes sucedió algo así, fue de inmediato subsanada y no se anduvo echando culpas a nadie. Lo que tengo que decir como campechano es que si esta administración municipal no tiene los recursos para poder cumplirle a los campechanos, debe pedir ayuda al estado o a la federación, pero a la voz de ¡ya¡ porque por lo pronto la ciudad nos está doliendo y nadie hace ni dice nada, muy probablemente por por temor a los ataques pagados por las páginas electrónicas que mantiene el alcalde desde su campaña. El no alzar la voz, es cobardía, es temor a las agresiones a que están acostumbrados estos señores y es obligación ciudadana exigir que Campeche tenga lo que se merece.

También podría interesarte  El peligro de los salvadores

ME DUELES CAMPECHE.- Para nadie es un secreto que en Campeche existe un distanciamiento entre el Gobernador y el alcalde capitalino que llegó a su límite cuando la comuna clausuró algunas de las “mega obras” que la administración estatal se encuentra realizando y todo Campeche pensó que las cosas se habían arreglado para bien cuando el señor presidente municipal bajó las escaleras del palacio de gobierno en los últimos meses del año pasado y daba a conocer que agradecía al gobernador su voluntad y su ayuda para destrabar y pagar adeudos con el SAT, que le impedían operar financieramente y poder adquirir créditos para la Comuna; sin embargo, tal parece que no fue así, pues a las pocas semanas de nueva cuenta el presidente municipal endureció su discurso y regresó a su posición disruptiva y agresiva que es el tono que usó en su campaña a la alcaldía y que tal parece sus asesores piensan le va a resultar para lograr sus ambiciones políticas lo cual pudiera ser válido políticamente, pero: ¿y Campeche? ¿y los campechanos? Porque mientras esto sucede y salvo las fotos que se toma la autoridad para el “face”, la ciudad pasa por una crisis de servicios públicos como el agua potable y carece de una oportuna atención a sus calles, avenidas y parques que son el centro de convivencia de la ciudadanía. Por el bien de Campeche, los ciudadanos esperamos que a la brevedad la autoridad municipal voltee a ver a la ciudad y se empiecen a subsanar todas las deficiencias en que se ha incurrido.