CON TODO RESPETO.- HAY DE ALIANZAS A “ALIANZAS”.- Parece mentira pero la única alianza coherente y congruente con su ideología y consecuentemente con su declaración de principios, que se ha conformado para contender por la Presidencia de la República, es sin duda alguna la que conforman los partidos PRI, PVEM Y Panal, y son muchos los que no tienen idea de por qué; así que déjeme comentarle lo siguiente: En sus documentos básicos de cada uno de estos institutos políticos se consideran a sí mismos como defensores de los ideales de una izquierda moderada, más bien tirando al centro y salvo contadas excepciones de elecciones, en que tanto el Verde como el Panal se aliaron con ideologías encontradas, la gran mayoría de las veces así lo han demostrado. Por otro lado, la alianza del PAN y el PRD se les hace inconcebible a los más reconocidos analistas geo-políticos de Europa, por la simple y sencilla razón de que cada uno de ellos representa absolutamente todo lo contrario de lo que pretende ofrecer el otro, como una propuesta de gobierno para los mexicanos. Caso similar es el de Morena, que nadie nunca pensó pudiera llegar a aliarse con un partido considerado de extrema derecha, como lo es Encuentro Social, lo que incluso tiene muy molestos a sus militantes. Por lo tanto, creo que queda perfectamente claro que a quienes controlan esos partidos no les interesa en lo más mínimo un proyecto específico de nación, sino más bien acceder al poder a toda costa. ¿Acaso no tengo razón? Se lo dejo para que lo piense.

NADA PERSONAL. – ¿QUÉ PASA CON EL PRI Y SU ALIANZA EN CAMPECHE?.- Quienes piensan que la alianza del PRI con el Verde y el Panal vino a dar al traste con las aspiraciones de algunos actores políticos priístas de Campeche pues resulta que están totalmente equivocados y no ven más allá de sus narices, ya que aunque en el documento negociado y redactado por el CEN del PRI y las cúpulas nacionales de los otros dos institutos, presentado ante el INE, las posiciones de mayoría relativa -llámese senadurías y diputaciones federales- los propietarios se reparten entre el Verde y el Panal, seguramente muchos de ellos entrarán por la vía plurinominal, y en la lista para senadores y la de la tercera circunscripción para diputados -que es a la que pertenecemos- estarán incluidos los campechanos, y si le apostamos que habrá estados de esta circunscripción, como Tabasco o Veracruz, con una alta votación opositora, pues se está garantizando la inclusión de los que estén en la lista.

También podría interesarte  2018: La tormenta perfecta

LO QUE DICE LA GENTE. – ¿QUIÉNES VAN POR CAMPECHE?.- De hecho habría que decir que, bajo este esquema, los priistas campechanos no quedan expuestos al rencor social y sentimiento antisistema contra el que tendrán que luchar en campaña los candidatos verdes y panalistas que no la van a tener fácil. ¿Que quiénes van? Pues Christian Castro es el casi seguro candidato del Verde a la senaduría y la “saltimbanqui” Rocío Abreu la que encabezaría la fórmula para la diputación federal del segundo distrito por su filiación del mismo color. En el caso del Panal -que se sacaron la lotería sin comprar boleto- (bueno, sí sacaron a la maestra Elba del “bote”) se menciona a su “dirigente” el maestro Mario Tun Santoyo, a quien estaría bueno recordarle cuando desconoció y negó a su comadre y protectora. Lo que sí hay que dejar muy en claro es que a partir del día en que se registró esta coalición, en la que, por cierto, el de Campeche fue el único Gobernador presente, los tres institutos políticos son ya uno solo y así deben trabajar si quieren el triunfo.

LA FRASE DE LA SEMANA. – Ahora que los temas municipales están en boga, fue oportuna esta reflexión que le transcribo: “El municipio tiene que reinventarse, revolucionar y quien lo quiera dirigir tiene que tener una mentalidad dinámica y fresca”. Lo dijo Don Edilberto Buenfil Montalvo en entrevista de “banqueta” la semana pasada.

LEY MORDAZA. – Todavía falta que el Senado la apruebe, pero los diputados federales sometieron a votación las modificaciones a la fracción I del artículo 1916 del Código Civil Federal para que “en la reparación del daño moral se considere el hecho ilícito de quien comunique, a través de cualquier medio tradicional o electrónico, un hecho cierto o falso, determinado o indeterminado, que pueda causar deshonra, descrédito, perjuicio o exponer al desprecio de alguien”. ¿Malo o bueno? Malo porque no deja lugar a la “Litis” al señalar que hasta comentar un “hecho cierto” es punible, lo que pone una “mordaza” al periodismo y “bueno” porque cualquier “pelagatos” que le difame o incluso cuestione en redes (llámese Twitter, Facebook, etc.) está condenado de antemano a reparar el daño que le cause, que me imagino al modificar los procedimientos correspondientes, pudiera ser con cárcel o metálico.