LA RENUNCIA. Desde el inicio nada estaba bien. Jorge Rosiñol se había encaprichado en tener el mayor provecho posible. La candidatura a la alcaldía y la diputación federal para su hijo. Los otros aspirantes habían sido cautelosos, Pablo Gutiérrez, Rocío Matezans y Jorge Nordhausen esperaban señales del CEN del PAN. Mientras Rosiñol presionó y condicionó. Lo había logrado. La decisión de su candidatura se tomó en un par de horas. Pablo decidió dejarlo pasar, Matezans no era favorita en las encuestas y a Jorge Nordhausen lo convencieron de retirar su registro en una comida en Sanborns del aeropuerto de Carmen, antes que el enviado del CEN, Juan Pablo Adame, se subiera al avión de vuelta a la Ciudad de México. Entregar a Rosiñol la diputación federal para su hijo dinamitó al panismo carmelita pero la decisión estaba tomada y Rosiñol se inscribió y acompañó en su registro a Yolanda Valladares para el Senado.

El acuerdo era ceder posiciones, no pasó. Rosiñol, aseguran allegado a Pablo, nunca consultó al alcalde para crear su planilla, incluso fue directo con sus colaboradores para que se rindieran a sus pies. Prometió dos lugares a Nordhausen, no ocurrió, tampoco la que había prometido a Matezans. Pidió al partido las tres primeras posiciones plurinominales para el cabildo, para que en caso de perder, tres cercanos suyos quedaran ubicados y le fue concedido.

Rosiñol chocó con pared. Pidió retirar de su planilla a José del Carmen Gómez Quej, secretario general del PAN, su extesorero en la alcaldía (2003-2006).

La diferencia con Gómez Quej se remonta a 2006, aún siendo alcalde, Rosiñol había pedido a su tesorero que liquidara a varios colaboradores de la alcaldía con fuertes sumas de dinero. La operación llegó a oídos del candidato del PAN a la alcaldía, José Ignacio Seara (2006-2009), quien intervino para evitar que sucediera la transacción. Lo evitó y Rosiñol convirtió a Gómez Quej en su enemigo.

Ahora cuando pide retirarlo de su planilla, la solicitud fue atendida pero el extesorero fue promovido para la diputación federal plurinominal en lugar de Rosiñol hijo, que el único mérito que tiene, es ese, ser el hijo.

Cuando a finales de febrero el CEN aprueba las listas plurinominales, José del Carmen Gómez Quej fue registrado en el privilegiado lugar seis. Rosiñol no está satisfecho y pide audiencia en el CEN del PAN. Los daños que habían provocado sus decisiones al interior de la campaña eran visibles, pero nada se acercaba a los resultados.

Había que garantizar algo, e insistió con ser atendido por el CEN. Lo recibió este lunes el secretario general del PAN nacional, Marcelo Torres Cofiño. Le reiteró lo que ya sabía, su hijo no iría a la diputación federal plurinominal, pero más adelante en un futuro tendría oportunidad.

Si se mantenía como candidato, y perdía, su capacidad de negociar a futuro se debilitaría; si renunciaba al PAN para ir a otro partido, lo querrían a él, no a su hijo; si declinaba de la candidatura y se quedaba, garantizaba dejar abierta la puerta, y evitaba el riesgo.

El PAN en Carmen presenta, por primera vez un escenario atípico, además del candidato que surja, el expanista Pedro Hernández McDonald compite por la vía independiente, y la actual diputada panista, ahora independiente, Sandra Sánchez, también estará en la boleta por el Partido Liberal Campechano. Tres candidatos de extracción panista complica el escenario.

Con Matezans abajo en las encuestas, las opciones oscilan entre Pablo y Nordhausen, quien llegará hasta hoy a la isla, tras días ausentes por el fallecimiento de su padre.

EL MENSAJE. Un mensaje, de la alta dirección de Morena, fue enviado a coordinadores distritales y delegados municipales para fijar postura sobre la mesa de coalición Morena-PES-PT (en Campeche). “Se torna complicada la negociación”, decía el mensaje, y añadía, “es urgente en pensar en candidaturas con buen perfil ante posibles cambios ajenos a nuestra voluntad”.

¿Morena alista su salida de la coalición? Posiblemente. Hay coincidencias y avances en postulación de algunas candidaturas pero no todas. La capital de Campeche sigue siendo un punto de desacuerdo en la postulación y sería suficiente para un rompimiento que apartaría a Morena del PES-PT.

EQUIPO. Reforzado en la clase política priista, el equipo de campaña de José Antonio Meade en Campeche reaparece con personajes hasta ahora apartados de la nomenclatura política vigente. Para algunos en la larga lista de 26 nombramientos, se reviven integrantes de la campaña del 2006 y 2012.

EL CONSEJERO. Sin mayores sorpresas, Margarita Zavala anunció a los diez integrantes de su Consejo Político Nacional, ocho de ellos militantes activos del PAN, entre ellos, el excandidato a la gubernatura de Campeche Juan Carlos del Río (2003). Contando a Adriana Ortiz, y Vania Kelleher, a Layda Sansores y ahora a del Río, son cuatro los campechanos vinculados directamente en los equipos de tres campañas presidenciales.