Francisco-López-Vargas7

¿Hoy vale preguntarnos qué ha aportado Layda Sansores a Campeche en su labor política? Sé que ella logró el despertar ciudadano de los campechanos en 1997 cuando fue candidata del PRD a la gubernatura y que durante 8 meses protestó por el fraude electoral, pero la entonces derrotada no dudó cuando le ofrecieron cientos de millones de pesos para desistir de su protesta.

Esa acción, la de negociar por dinero o por posiciones y concesiones, Layda la ha sostenido en cada cargo que ha tenido y no precisamente para el beneficio de los campechanos sino para ella misma.

Ernesto Zedillo, presidente que promovió el alza en el IVA y pretexto por el que Layda renunció al PRI, aseguraba que a la entonces senadora del PRI le había concedido todo lo que le había pedido: concesiones de gasolinerías, permisos para su escuela en la ciudad de México, y todo tipo de privilegios.

Sin embargo, la decisión que esta semana tomó la senadora por Movimiento Ciudadano –otra traición política más- y afiliada a la bancada del Partido del Trabajo, dejó en claro que Campeche no es precisamente más que la tierra que la vio nacer en 1945: decidió no buscar la alcaldía de la capital campechana y postularse por Morena para ser la titular del naciente municipio de Álvaro Obregón, en Ciudad de México.

No hay evidencia de logros legislativos de la hoy senadora que se hayan reflejado en la vida diaria de sus coterráneos y, como se ve, privilegió la ciudad en la que siempre ha vivido para contender por otro cargo de elección popular, ahora por Morena.

El Universal publicó ayer: “Integrantes de Morena comenzaron a registrarse en el comité estatal del partido en la Ciudad de México para competir por un nombramiento como coordinadores organizativos en los diversos distritos electorales locales y federales, así como de las 16 delegaciones, cargos que a la postre pueden ser la antesala a las candidaturas formales para las elecciones de 2018 en la capital.”

Entre ellos, la aún senadora también se sumó a los interesados con lo que confirmó lo que más de uno siempre dice en Campeche: es una mujer de poca convicción partidista porque éstos los abandadona cuando no obtiene lo que pretende o sólo los usa como trampolín y Campeche siempre ha sido un pretexto para ella y para sus aspiraciones sin que realmente sea una campechana de convicción y menos de corazón.

También podría interesarte  El nuevo modelo educativo

La posición en el Senado sólo le ha servido para hacer proselitismo por Morena y Andrés Manuel. No ha habido una propuesta desinteresada para mejorar la vida del país, ya no se diga para Campeche, y esos recursos mensuales que dice devenga únicamente le han servido para posicionarse en lo personal y financiar los gastos de su ahora partido.

La parte positiva de su aspiración reciente es que, por fortuna, sólo vendrá a Campeche en vacaciones o fines de semana so pena de que, si gana, no podría desatender sus responsabilidades sin consecuencias. Bueno, está bien, le queda el celular y las vídeoconferencias.

La mesa

Vaya que ha estado activo el presidente del PRI, Enrique Ochoa Reza. Hasta tiempo tuvo para reunirse con sus disidentes quienes amenazaron con generar un vacío en las mesas de este fin de semana si no son consideradas sus propuestas.

De acuerdo con los que dicen las columnas políticas publicadas ayer, la de Campeche no sería la única mesa importante sino también la de Guadalajara, denominada “Visión de Futuro”, a la que asistirían los pesos pesados si se da la posibilidad de no cambiar nada del estatuto interno y se discuten en la asamblea.

Lo cierto es que no hay nada escrito, todo son especulaciones que se irán despejando paulatinamente mientras los tiempos se acercan y aunque ud. no lo crea, la ex gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, anda exigiendo que sus propuestas se tomen en cuenta pero considerándola a ella la posible candidata presidencial.

La nativa de Dzemul y ex alcaldesa, diputada local, federal y senadora se sabe que visitó al presidente cuando inició su idea de ser postulada y decidió pedir licencia a la diputación federal. Le pidió que la considerara para esa postulación.

Peña le habría respondido que no podía ella quitarle ese derecho como presidente y le preguntó que si tenía claro que a partir de esa fecha él ya no podría recibirla.

La yucateca se radicalizó desde esa fecha y sus argumentos fueron subiendo de tono ignorando la opinión que los yucatecos tienen de su gobierno y de los grados de corrupción de su gestión, además del uso de la policía para reprimir ciudadanos en el Paseo de Montejo, previo a la construcción del paso deprimido.

Ivonne cree que puede ser candidata.