“A LAS VENCIDAS”. Había tocado todas las puertas, pasando por el Senado y la Cámara de Diputados; la respuesta fue la misma: “No podemos hacer nada”. Al alcalde de Campeche, Eliseo Fernández solo le quedaba una opción, la que quería evitar, la última: Hablar con el gobernador Alejandro Moreno, y lo hizo.

El SAT en las primeras horas del 1 de octubre embargó las cuentas de los ayuntamientos de Campeche, Champotón y Carmen. Es una acción recurrente que aplica el SAT para acordar con los nuevos alcaldes; ni es primera vez, ni será la última que vez que ocurra. El tema se destraba con relativa “facilidad” una vez que se firma un convenio escalonado de pagos. Cuando Fernández fue a Hacienda entonces entendió que sus opciones quedaron reducidas a una. “El gobernador debe autorizar y él es el único que puede ayudar a través de la Secretaría de Finanzas.”
Es lo que está previsto en la Ley de Coordinación Fiscal, reformada en 2013, y que motivó un convenio firmado entre Hacienda y el gobierno de Campeche el 27 de julio del 2015. El documento, que se redactó 10 días antes, según los archivos de la SHCP, fue firmado por el gobernador Fernando Ortega; el Secretario de Finanzas, Tirso Agustín R. de la Gala; y el Secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray. Es un largo texto y un verdadero laberinto fiscal difícil de comprender, pero en el que se interpreta que una administración municipal poco puede hacer por sí sola.

El alcalde reconoció la disposición del gobierno estatal y de Moreno Cárdenas para destrabar el embargo, prestando dinero al municipio, para que pudiera pagar. El Ejecutivo estatal hizo lo correcto: si ha dicho que trabajará para ayudar a los 11 municipios, sería faltar a la palabra no apoyar a los municipios si lo necesitan. Tampoco estaba obligado a hacerlo legalmente, según la ley, es decisión de los gobernadores.
“Hablé directamente con el gobernador para atender el problema”, declaró Eliseo a los medios. La conversación, según cercanos a ambos, fue una larga por WhatsApp, de la que no ha trascendido el contenido.

El alcalde hizo lo correcto, ni los trabajadores sindicalizados, ni los de confianza, ni los ciudadanos, tienen que estar en medio de sus fobias políticas. Fue un candidato altamente popular pero traducir eso a su gestión de alcalde es muy diferente, sobre todo cuando, como a todos, son observados el doble y perdonados la mitad. Jugar a “las vencidas” es una salida falsa.

Cercano o medio distante, para el equipo lopezobradorista, Renato ha sido siempre una sombra presente. Incluso en mayo pasado, en medio de la campaña, el propio Obrador dio instrucciones para que se acercaran a Sales. La idea no fue bien recibida por al menos un integrante del equipo: Alfonso Durazo Montaño, quien será Secretario de Seguridad Pública.

Durazo no ha escatimado adjetivos para denostar a Renato Sales. En reuniones privadas, en conversaciones de sobremesa y públicamente. En el foro de la “Ruta para la Pacificación y la Reconciliación Nacional de México”, en el Centro de Investigación, Arte y Cultura de la Universidad de Michoacán, Durazo se fue a la yugular de Renato: los problemas de seguridad no los vamos a resolver de un día para otro porque en materia de seguridad el país está en ruinas”. Inmediatmente Renato Sales salió fijar postura: “Nosotros no creemos que se encuentre en ruinas. Hay muchas cosas que hay que analizar y mejorar, pero de ninguna manera se encuentra en ruinas”.

En los últimos días, en la casona donde despacha el equipo de transición de Obrador, se escucha frecuentemente que Sales pudiera ser la propuesta de Andrés Manuel para ocupar la Fiscalía Anticorrupción o la PGR, y una vez más, desde el equipo de Obrador asentaron un golpe duro al Comisionado.

Varias organizaciones civiles, hace unos días, rompieron relación con la Comisión Nacional de Seguridad: Causa en Común, México Unido contra la Delincuencia, México Evalúa, el Observatorio Nacional Ciudadano y la Red Nacional de Profesionistas en Seguridad Pública, denunciaron la falta de interés y transparencia en la rendición de cuentas.

Ciertamente las diferencias de Renato con el ex colaborador de Andres Manuel, el jurista Álvaro Arceo son conocidas, pero él no tiene poder real para alejar a Sales de Obrador.

Al interior del equipo de Obrador se asegura que Durazo es la mano que mueve la cuna para inmovilizar a Sales y alejarlo del pensamiento del Presidente electo, el de Durazo sí es poder efectivo. Incluso, un presunto nombramiento promovería una ola de declaraciones de varias organizaciones, aseguró una fuente a “Golpe de Timón”. ¿Podrá Durazo eclipsar a Sales?

REPERTORIO.
-Que inició campaña territorial, sin fotos, sin aspavientos, sin mostrar el músculo, aún.
-Si la intriga es el cántaro y la verdad es la piedra, rómpase el cántaro.