En la reunión del pasado 27 de agosto, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, planteó a los gobernadores, en reunión de la Conago, líneas de su programa de gobierno, subrayó políticas para él prioritarias y respondió a preguntas e inquietudes.

Es interesante saber, en el marco del pacto federal, lo que López Obrador anunció, comprometió y pidió a los gobernadores. Ahora éstos tienen más claridad sobre el camino que va a emprender el gobierno federal. Aquí ordenó en apartados lo que dijo el presidente electo según la versión de algunos de los asistentes:

En lo social: – Se va a trabajar como nunca antes en apoyar a los pobres.
– Habrá incremento en los apoyos para adultos mayores y las becas para niños y niñas con discapacidad.
– Se lanza un programa de becas de aprendiz para jóvenes de 3,600 pesos al mes que van a durar un año.

Seguridad: – El Ejército y la Marina se van a quedar en las calles.
– El gobierno federal mantendrá la coordinación con los estados.
– El mando unificado de la seguridad pública es necesario.

Infraestructura: – La prioridad son las obras en proceso. Solicita que le informen sobre las obras en sus estados, para darles continuidad.
– Se va a construir el tren maya.

Gobierno Federal: – Va a mandar una iniciativa de ley, para que el robo de combustible y el fraude electoral sean delitos graves.
– Es prioridad la compra consolidada de medicamentos, que en el primer año de gobierno se van a entregar de manera gratuita.
– Los recursos que se entregan de manera directa a la gente se hará por medios electrónicos.
– Todos los pagos que haga el gobierno, en la medida de lo posible, se harán de manera electrónica.
– Queda la idea de que va a eliminar o transformar el programa de las Zonas Económicas Especiales.
Estados: – Se van a respetar las aportaciones y participaciones que el gobierno federal entrega a los estados sin ningún regateo.
– El gobierno federal y los estados pueden hacer obras de manera conjunta.
– Agradece de antemano todo lo que los estados puedan hacer en contra de la corrupción.
– Acordar un padrón único de becas, para no duplicar apoyos del gobierno federal y local.

Por ahora, de lo que se dijo en la reunión, no se ven puntos de fricción entre el nuevo gobierno y los estados. Esto con excepción de la figura del delegado presidencial tema que, en estas mismas páginas, abordé el lunes (AMLO, los gobernadores y los delegados, 27.08.18)

Otro foco de posible tensión es el hecho de que Morena tiene ahora la mayoría en 17 congresos locales. Los gobernadores de la oposición, en esas entidades, van a tener que negociar de manera permanente con los diputados del partido del presidente. No les va a ser fácil.