LAS OBRAS Y LA GOBERNABILIDAD, CÍRCULO SALUDABLE.- La tranquilidad que impera en Campeche -lo cual nos sigue considerando como el estado más seguro del país- es sin duda alguna el referente principal para que las inversiones estén fluyendo en nuestro Estado y la economía haya crecido en un 21 por ciento, según consigna el periódico El Financiero, que señala además el incremento de las participaciones federales por el mismo concepto, y todo es un círculo continuo porque esto ha permitido también que la administración estatal esté construyendo sin problemas y sin contratiempos grandes obras que van a transformar la fisonomía de nuestra ciudad y otras comunidades, y que tal y como todos podemos comprobar de primera mano, son ya casi una realidad como el caso del Distribuidor Vial de La Ría, de la entrada a la ciudad por Imí, de las obras de Moch Couoh, el Malecón, las Fuentes Danzarías, el majestuosos monumento al Renacimiento Maya o El Tulix o Papá Luchón -como ya le engancharon ocurrentemente algunos paisanos-, el nuevo puente de Isla Aguada y no podemos dejar pasar el permanente trabajo de bacheo y reconstrucción de calles en todo el estado, que es algo que ha causado molestias, pero que ha permitido que los ayuntamientos salgan adelante con sus compromisos ayudados por el gobierno de Alejandro Moreno, aunque al final del día los que se “paren el cuello” sean los presidentes municipales que tampoco hacen nada por aclarar de dónde proviene la ayuda y mucho menos agradecerla. El caso es que el trabajo ahí está y eso no pudiera ser posible si no tuviéramos la tranquilidad y la paz social que impera en todo Campeche y aquí hay que señalar dos temas en particular.

El primero que como siempre le he comentado no se puede “tapar el sol con un dedo” y las obras de Alejandro Moreno son ya hoy una orgullosa realidad para todos los campechanos, porque las molestias que ocasionen nos hacen voltear a verlas y somos testigos involuntarios de ellas, y el segundo que la paz social no se ve, pero se siente y el éxito del trabajo que se hace para lograrla se evalúa precisamente por el menor número de “molestias” y “ruido” que se ocasiona; en cada uno de los casos, los nombres de Carlos Miguel Aysa y Edilberto Buenfil son los que encabezan sólidos equipos a los que hay que asignar los éxitos. Mucho falta, es cierto, pero los avances son innegables y están a la vista de todo mundo.

YO APOYO AL ALCALDE.- Tremendo relajo se armó la semana pasada cuando en mi programa de televisión del pasado jueves dije: “Yo apoyo al alcalde” y es que la polémica por el ambulantaje en pleno Centro Histórico de la ciudad ha tomado un giro inesperado, porque locatarios del mercado y vendedores establecidos del Centro Histórico pretenden realizar acciones de movilización y protesta en contra de algo que ya estaba controlado en esta ciudad, y el actual presidente municipal, pasando por encima de la ley decidió autorizar ilegalmente permisos para “encaramar” triciclos de vendedores ambulantes al área del Parque Principal, causando sonrisas de los ambulantes, pero enojo por parte de quienes pagan sus impuestos, pagan la renta y empleados religiosamente. No faltaron mensajes, llamadas y comentarios en redes preguntándome que ¿cómo era posible que yo apoyara una causa que perjudica a tanta gente y a la declaratoria de Patrimonio Cultural de la Humanidad?, por lo que creo, que es oportuno recalcar lo que le comentaba en la columna del pasado jueves, pero antes déjeme decirle que es tiempo que los ciudadanos dejemos de ser ciegos seguidores de cualquier político, del partido que sea, para privilegiar lo que es verdaderamente importante que es nuestro estado, nuestra ciudad y nuestras familias.
También podría interesarte  Peces gordos y funcionarios ‘de quinta’
PARECE “NOBLE”, PERO ES “ESCUPIR PARA ARRIBA”.-A ver, déjeme explicarme: de ninguna manera pudiera yo estar en contra de las acciones del alcalde de esta ciudad para ayudar y beneficiar a familias que no tienen más forma de ganarse la vida honrada como lo es el por medio del ambulantaje, además de que toda mi vida he criticado y combatido el “baño ruso” que se le da al Centro Histórico; sin embargo, creo que hay que dejar muy en claro que tampoco puedo apoyar de ninguna manera acciones que en lugar de ayudar, perjudican a los campechanos y déjeme explicarle una vez más por qué: el ambulantaje está prohibido en el Centro Histórico a raíz de la declaratoria de Patrimonio Cultural de la Humanidad de Campeche y esto se encuentra reglamentado en el artículo 28 del ordenamiento que rige al Ayuntamiento y va más allá cuando involucra a los barrios tradicionales circunvecinos como parte de esta prohibición y para que el alcalde pueda dar un permiso tiene que cambiar esa ley, lo cual hasta el día de hoy no ha sucedido. Lo más importante de todo: el turismo internacional checa en sus países de origen la guía Michelin y otros referentes de viaje y se decide por Campeche precisamente porque tiene ese título y si se llegara a retirar la declaratoria, no apareceríamos en esas guías y consecuentemente el turismo va a disminuir; la pregunta es sencilla, ¿a quién van a vender los ambulantes del centro, si no hay turismo? Y pudiera parecer alarmante pero es una cruda realidad que no ven quienes “escupen para arriba” y todos deberíamos tomar conciencia sobre ello, porque a todos nos perjudica. Si no hay turismo no hay ocupación hotelera, venta en restaurantes y consecuentemente la economía no fluye. ¿estoy diciendo mentiras? ¿no verdad? Y es entonces de manera racional como debemos de solucionar todos los que aquí vivimos los problemas del municipio, aunque para ello haya que señalarle a quien contratamos para hacerlo lo que nos parece y lo que no.

BUENA VOLUNTAD EN EL MERCADO.- En redes, la gente del mercado comenta lo siguiente: En tan solo 40 días el Subdirector de Mercados, Eleazar Herrera Vázquez; el administrador de Mercados Víctor Aguirre Montalvo, y el administrador de Mercaditos Periféricos, Rafa Maldonado, han hecho que el Mercado Principal ‘Pedro Sainz de Baranda’ tenga un cambio positivo, poco a poco han hecho trabajos de mantenimiento en diferentes áreas, trabajos de limpieza en los drenajes y bachearon el estacionamiento de la Alameda. También realizaron trabajos de limpieza en todas las áreas del Mercado que ahora luce más limpio y ordenado y realmente es algo que se ve y se comenta en ese centro de abasto que es un “mundo aparte” y aunque faltan muchísimas cosas, se necesitaba gente honrada y comprometida. Ojalá sigan así y sea tomados como ejemplo por otras áreas de la Comuna campechana.