El nivel microestructural o local está En Coahuila durante el gobierno de Rubén Moreira Valdez (2011-2017) se aplicó una estrategia de seguridad que resultó exitosa y de la que se conoce muy poco. La gestión del gobernador provoca reacciones encontradas, hay quienes reconocen hizo una buena gestión y otros piensan lo contrario.

En independencia del juicio que se tenga sobre el conjunto de su mandato lo que es inobjetable son los resultados en el campo de la seguridad. En los seis años de gobierno redujo en 81% los homicidios dolosos y en 86% los homicidios por rivalidad delincuencial.

El éxito en Coahuila se debe a una estrategia muy bien articulada que se estructuró a partir de cinco ejes. Por interés personal he podido entrevistar a quienes fueron responsables del diseño y operación de la misma y también tenido acceso a documentos.
Los ejes son:
• Quitar la renta al crimen. Se tomó la decisión de cerrar los casinos, los giros negros, la venta de alcohol fuera de hora, los yonker, las carreras de caballos, las peleas de gallos y combatir la piratería. No hubo excepciones y la aplicación de la norma fue rigurosa. Se hizo obligatorio mostrar identificación en los hoteles, no usar vidrios polarizados y a la 1.30 de la mañana suspender el alcohol en las fiestas privadas que, por ley, debían terminar a las 2.00 de la mañana.
•Coordinación con el gobierno federal. Se incrementó la coordinación con el Ejército, la Marina, la PGR, la PF y el CISEN. El gobernador de manera directa tuvo 180 reuniones con autoridades de estas instituciones. Siempre hubo seguimiento de acuerdos. Con dinero del estado se construyeron tres cuarteles para el Ejército y siete bases de operación en otras tantas zonas estratégicas del estado. La mayor presencia de los militares actúo como efecto disuasivo.
• Coordinación del gobierno estatal con los municipios. El Consejo Estatal de Seguridad operó de manera sistemática. Se tuvieron 1,700 reuniones. El gobernador tuvo infinidad de reuniones con los presidentes municipales. Siempre hubo seguimiento de acuerdos.

También podría interesarte  Gastos superfluos

• Mejorar la policía. A todas las policías estatales y municipales se les hizo la prueba de control de confianza. Quien no pasó de inmediato fue dado de baja. El sueldo de los policías estatales es de 17,000 pesos mensuales. Los grupos especializados viven en cuarteles y ganan 30,000 pesos al mes. Todos participan de la carrera policial y tienen sistema de pensión, seguro de vida y vivienda. El 96% de los policías municipales tienen salario promedio de 13,000 pesos al mes y seguridad social. Se trabajó en la idea de que los policías son héroes.

• Desarrollo económico y social. En el sexenio se crearon 172,000 nuevos empleos formales. Se abrieron ocho nuevas universidades y 36 nuevas carreras. Se crearon 235 preparatorias. Se dio un impulso decidido a la cultura, deporte y recreación. Y hubo un intenso trabajo de reformas legislativas, para abrir el espacio de los derechos humanos y apoyar a las minorías.

La situación de inseguridad que vive el país y el aumento de los homicidios dolosos en el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) que sigue la estrategia que inició el presidente Felipe Calderón (2006-2012) obligan a la búsqueda de otros caminos. Lo que se ha hecho en Coahuila vale la pena analizar y discutir. Los resultados están a la vista.