ALLÁ. El domingo los ciudadanos pusieron al PRI, al PAN y al PRD en el peor resultado electoral en lo que va del siglo. Fue un voto de hartazgo y de venganza política de arriba hacia abajo. José Antonio Meade y Ricardo Anaya resultaron ser los dos candidatos menos rentables electoralmente en la historia reciente de estos partidos políticos.

Los positivos de Meade se evaporaron y el PRI profundo desconoció lo que su candidatura tenía de “ciudadana”; en Campeche fue el candidato federal priista con menos votos. Anaya con 20 puntos menos que Vicente Fox, 13 puntos menos que Felipe Calderón y 3 menos que Josefina Vázquez Mota, el impacto que las dos candidaturas tuvieron en las elecciones locales, de todo el país, fue fulminante; y la democracia le dio a Andrés Manuel López Obrador un poder descomunal, el mayor que ha tenido un presidente en los últimos 50 años.

Difícil predecir cuál izquierda tomará Obrador como referencia. Gobernó la Ciudad de México hace 12 años, pero el país cambió, y las versiones de izquierda que agonizan en la región han sido apaleadas por déspotas y autoritarias.

En términos del triunfo, solo para ilustrar, Obrador (53%) está por debajo del triunfo del candidato del PT, Lula da Silva, en las elecciones brasileñas del 2002, que computó el 62.2% de los votos, y por debajo del Movimiento V República que llevó a Hugo Chávez a la presidencia venezolana en las presidenciales del 1998 con el 57%.

Su contundente victoria tiene enfrente otro gran titular: por primera vez el PRI y el PAN serán oposición y no es un titular menor; no en términos numéricos, por los que estarán representados en el Congreso Federal y el Senado; sino por lo que representan en términos cualitativos del poder real que se ejerce en México.
Obrador no será juzgado por la vulnerabilidad de las ideologías, esas las venció en las urnas, pero sí por la capacidad que tenga Morena de administrar y dosificar su triunfo.
AQUÍ. Sin un conteo definitivo, considerando que hay en revisión ayuntamientos y diputaciones por las diferencias entre el primer y el segundo lugar, en Campeche el PRI y el PAN obtuvieron los resultados más adversos en su desempeño político. Hay filtros que ilustran este episodio para ambas fuerzas políticas.
En el PRI, José Antonio Meade obtuvo en Campeche el segundo lugar (22%) seis puntos arriba que su votación nacional. En la elección del Senado, la fórmula de Rocío Abreu y Christian Castro quedó como primera minoría por primera vez. De las tres elecciones federales, la del Senado fue la contienda más reñida, aunque obtuvieron más de 20 mil votos que los contabilizados a Meade.
En la elección a diputados federales, Jorge Chanona y Dulce María Cervera fueron los candidatos federales priistas más votados en la entidad, con más de 90 mil votos, 30 mil más que Meade y 10 mil más que la fórmula al Senado, atribuible a una menor competencia entre las candidaturas, pero en ambos casos fueron insuficientes para ganar los distritos federales 1 y 2.
El PRI tentativamente obtuvo en las candidaturas a los ayuntamientos la segunda mejor votación estatal con 122 mil votos, 5 ayuntamientos ganados, por debajo de la votación obtenida en diputaciones locales con 123 mil votos, con 9 ganados hasta ahora, y con 17 de las 24 juntas municipales.
En Morena, los candidatos al Senado (127 mil votos), diputaciones federales (127 mil votos) a diputados locales (115 mil) y a ayuntamientos (81 mil), obtuvieron menor votación que López Obrador en Campeche que contabilizó más de 170 mil votos.
Interesante que la senaduría y diputaciones federales acumulen 127 mil votos cada una, lo que obedece a la efectividad de la campaña de Obrador de apoyar a Morena en cargos federales. Morena acumula el Senado, las dos diputaciones federales, 9 diputaciones locales, 2 ayuntamientos y 5 juntas municipales.
El PAN desciende a tercera fuerza política, en todos los cargos de elección obtiene más votos que su candidato presidencial; Ricardo Anaya queda en tercer lugar con apenas 33 mil votos en toda la entidad. La fórmula al Senado que encabezó Yolanda Valladares obtuvo 21 mil votos más que Anaya; los candidatos a diputación federal llegaron a los 53 mil; los candidatos a ayuntamientos 130 mil, y a diputados locales sumaron 91 mil. El PAN gana Campeche y Candelaria, y cuenta votos en Carmen. Gana solo 3 distritos locales y 3 juntas municipales.
El candidato a diputado local más votado del estado fue Emilio Lara con el 53.8%; en la alcaldía la candidata Sandy Baas obtuvo el 51.4%, ambos de Hopelchén.
Las lecturas estarán sobre la mesa en las próximas entregas de “Golpe de Timón”, mucho que revisar en una elección que deja lecciones muy importantes.