ELECCIONES: OJALÁ ESTUVIÉRAMOS UNIDOS SIEMPRE, NO NADA MÁS CON EL FUT.- Estamos a unos días de que finalicen (por fin) las campañas electorales y aunque usted no lo crea, nos “embutieron” 33 millones de spots de televisión de todos los candidatos y todos los partidos políticos en estos últimos dos meses en que las pasiones se han desbordado y en que hasta familias se han dividido en un entorno que no debería suceder en este México nuestro, en que solamente el futbol es el factor de unidad que trasciende a partidos políticos y que ojalá algún día en este país haya una unidad similar sin que necesariamente tenga que ser un partido de este deporte. Hoy a dos días de que finalicen campañas y seis para que se lleve a cabo la elección, todavía hay mucha gente indecisa en este país y en este estado y serán seguramente estos mexicanos los que finalmente decidan el resultado de la elección.

EL VOTO DE LOS INDECISOS.- Déjeme decirle que al margen de la guerra de encuestas en que el tema recurrente no ha sido el indiscutible primer lugar de Don Andrés Manuel López Obrador, sino el segundo puesto peleado por José Antonio Meade y por Ricardo Anaya, y usted se preguntará ¿Por qué? ¿Si al fin del día el segundo lugar no gana nada?, pues le comento que hay dos puntos muy importantes que los políticos manejan en estos momentos y que a veces pasan desapercibidos para los simples mortales como nosotros, pero que pueden decidir el rumbo de una elección: uno, la utilización del voto de los indecisos que representan cerca de la mitad del padrón electoral de este país, (cerca de 45 millones de votantes) que son quienes definirán el resultado final y que son muchos de los que dijeron a quienes los encuestaron que votarían por tal o cual candidato, pero que en realidad no era así.

MEADE Y ANAYA, ¿LA SOLUCION FINAL?.- Por otro lado, está lo que le llaman “la solución final” en los cuartos de guerra del PRI y PAN, que consiste en que uno de los dos candidatos decline en favor del otro. Tema añejo que siempre estuvo sobre la mesa y en el que ninguno de los dos grupos políticos quiere dar su “brazo a torcer” y según respetados columnistas nacionales será la encuesta final realizada por la casa Buendía&Laredo, que es la misma que ha trabajado para el Consejo Coordinador Empresarial -y que ambos partidos consideran imparcial- la que pondrá sobre la mesa los resultados que utilizarán esos institutos políticos para tomar esa histórica decisión, si es que se toma. Todo se ha operado desde las oficinas del canciller Videgaray y si esto se concreta, deberá ser como plazo máximo el día miércoles, para que uno de los dos candidatos se declare fuera de la contienda y pida votar por el otro, lo que muchos ven como un imposible. ¿servirá esto para rebasar a AMLO? No lo sé, pero de darse esta situación sería algo inédito en nuestro país y seguramente habría que ver cuál es el rumbo que toma la elección, porque al fin del día los dos seguirán apareciendo en las boletas electorales.

También podría interesarte  Encuentros
LO IMPORTANTE ES QUE VAYAMOS A VOTAR.- Al margen de lo que pudiera suceder al interior de los partidos políticos y sus candidatos, lo más importante y principal, es que usted salga a votar por quien quiera hacerlo. No importa si sus preferencias electorales son “melón” o son “sandía”, lo importante es que usted salga a ejercer su derecho al voto y su derecho a tener el país que desea tener, aunque habrá que ver que tan genuinos y honestos son los candidatos que hoy ofrecen el “cielo y las estrellas”, pero que en la realidad no son más que más de lo mismo; aquí hay que recordar que hace muy poco tiempo el pueblo norteamericano le dio la vuelta a una elección en que las casas encuestadoras daban como ganadora a Hillary Clinton y que finalmente ganó el señor Trump que hoy se ha ganado a pulso el repudio de muchos de sus ciudadanos. ¿de quién es la culpa? ¿de Trump? ¿o de los millones de gringos que votaron por él y ahora se quejan de sus barbaridades? Espero que este sencillo ejemplo sirva para que entendamos toda la magnitud de lo que está por suceder en México, pero sinceramente espero que sea lo mejor, no lo más popular, porque no siempre lo más popular es lo mejor para un país, un estado o un municipio. Al tiempo.