Francisco-López-Vargas7

La semana pasada les narré en este espacio parte de lo que ha sido el latrocinio en la obra pública en Campeche y que el gobernador Alejandro Moreno Cárdenas denunció recibió y evitará se repita y garantizó que se encarcelará a los que las hicieron mal.

La noticia es sólida: no más actos de corrupción que afectan la calidad de las obras que se entregan a la población para su uso y disfrute.

Así como lo escuchó ud. pero también ha sucedido lo mismo en programas que no se concursaron y se entregaron, por afecto, a quienes son cómplices del manejo poco transparente del programa de las naves industriales de ese fallido programa y otros mas de la misma secretaría.

Así, el secretario del ramo no sólo se quedó con el salario correspondiente, se benefició con un programa de otra dependencia y de las maquinadoras y naves ni una palabra cuánto nos cuesta.

Campeche, lo reconoció el gobernador en el desayuno con los medios, ha sido el botín de unos cuántos, de gente que se ha asentado en la comodidad de quedarse con los sueldos, los salarios, las cajas chicas, las inversiones, los presupuestos y hasta las obras y los contratos.

Starbucks llegó a la entidad hace años. Antes de que se abriera la plaza pero no se quedó porque un secretario del gabinete anterior le recomendó irse de la plaza porque tenía intereses en la competencia de esa franquicia.

Sacar a Campeche del peor lugar en que se encuentra vaya que está costando trabajo, pero la realidad es que el esfuerzo ahí está a la vista y aunque ya logró detenerse la expulsión laboral, aún falta mucho por hacer para recuperar todos los empleos perdidos y las prácticas del pasado complicarían las metas y eso lo tiene claro el Ejecutivo.

A todo el país, Campeche no es la excepción, le está costando muy caro entrar a la modernidad, pero mientras no logremos que nuestros políticos sean personas de resultados y de hones- tidad, remolcar el pasado seguirá costando más de lo debido.

El tema de las gasolinas y combustibles nos llevará un rato asimilarlo. Los gasolinazos fueron exigidos por los gobernadores y aceptado por dos presidentes que no quisieron lidiar con ellos para poner orden en todos los niveles y esa parte de la historia tiene que ver con la frustración ciudadana con la transición política del país.

También podría interesarte  Layda y Andrés Manuel

Tanto Fox como Calderón se volvieron rehenes y cómplices de los gobiernos que los amenazaron con entorpecer su gestión y de la parálisis legislativa que ha provocado lo que hoy padecemos.

¿Hubiera sido mejor la liberación petrolera cuando la propuso Fox y Calderón y había sobre producción del crudo? No lo sabemos, pero sí que la medida aunque necesaria será muy dolorosa porque el petróleo nacional se lo acabaron sin que haya sido el motor del desarrollo del país, pero sí la fuente de enriquecimiento de varias generaciones de políticos.

Liberar el precio de los combustibles y ponerlos acorde con los precios internacionales no es un error, pero si la carga impositiva que llega a ser, según la secretaría de Hacienda, hasta de un 40 por ciento y que no debe cometerse el error de compararlo con el precio de otros países porque no hay salarios iguales a los de México y por lo tanto el costo es muy diferente.

El 9 de enero, la Conago se reunirá con el titular de Hacienda para pedirle una explicación de lo que la Coparmex llama un exceso. El gobernador campechano llevará la voz cantante de la reunión con Francisco Domínguez, su homologo de Querétaro de la cartera hacendiaria, porque aquél preside la comisión energética de ese cónclave de los titulares de las administraciones de las entidades y se le pedirán cuentas a José Antonio Meade

Transitar de la economía mixta de los días de López Portillo al inicio de la apertura comercial y económica vaya que ha sido traumático, pero lo que ha hecho tan difícil lograr que el país supere esos 60 millones de pobres es la enorme corrupción e impunidad de quienes han dilapidado los dineros públicos.

Desde Echeverría hasta Zedillo, los problemas económicos del país no han pa- rado. Las crisis han sido recurrentes y aunque hubo un pequeño respiro durante el panismo presidencial, la rea- lidad es que no hubo ni un cambio muy tenue en la política económica, pero sobre todo en el tema de impartición de justicia: la impunidad siguió reinando y ahí queda de muestra que nadie actuó durante esos años contra los corruptos exhibidos.

En Campeche, el gobernador garantizó que las cuentas se le cobrarán aún a los que ya no estén en los cargos. Cuenta con nuestro apoyo.