Esta imagen del video de un aficioinado, difundida por Shaam News Network el 1 de junio del 2012, muestra el funeral de un trabajador sirio muerto cerca de Quxair, en la provincia de Homs. Un grupo de pistoleros mató a varios trabajadores en una fábrica, dijeron activistas ese mismo día (AP Foto/Shaam News Network via AP video)

Agencia AP

BEIRUT — Fuerzas gubernamentales sirias cañonearon el domingo la zona central de Homs, al reanudar su ofensiva para tratar de retomar el control de esos territorios en poder de los insurgentes y los activistas dijeron que por lo menos 38 personas murieron en el cañoneo en las últimas 24 horas.

El ataque se enfocó en la aldea de Qusair, cercana de la frontera con Líbano, donde los activistas dijeron que por lo menos seis personas murieron el domingo. Otras tres perecieron en la aldea de Talbiseh, al norte de Homs, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres.

También podría interesarte  España rectifica y podría pedir perdón a Bolivia

“Los proyectiles de mortero cayeron por decenas sobre Qusair”, dijo Abu al-Hoda, un activista que reside en esa población. Agregó que mujeres y niños llevan desde hace días refugiados en sótanos de edificios de apartamentos temerosos de salir a la calle. El sábado, 29 personas murieron a causa de la violencia en Homs, según los activistas.

Igualmente el domingo, las fuerzas sirias volvieron a cañonear la zona y enviaron refuerzos a la franja montañosa cerca de la ciudad costera de Latakia, donde centenares de insurgentes organizaron una base y ha sido escenario de encarnizados combates en los últimos días.

La lucha entre fuerzas gubernamentales respaldadas por helicópteros artillados y grupos armados en el área de Haffa comenzó el martes. Rami Abdul-Rahman, director del Observatorio, dijo que por lo menos 58 soldados han muerto y más de 200 han sido heridos desde que comenzó esa operación.

Agregó que las cuantiosas pérdidas indican la gravedad del desafío en las zonas montañosas donde “centenares” de insurgentes se encuentran parapetados. Su cálculo de muertos no pudo de ser verificado de forma independiente.

La agencia noticiosa estatal SANA dijo que “grupos terroristas” en Haffa atacaron el sábado instituciones públicas y privadas y cometieron crímenes “atroces” contra los civiles, incendiando un hospital y obligando a los pobladores a huir de sus casas.