Con un testarazo incontestable, Oliver Bierhoff marcaba el primer Gol de Oro que definía una final de una Euro.

Agencia El Universal

MÉXICO, D.F., junio 8 .- Desde sus inicios en 1960, la Eurocopa ha entregado duelos de gran calidad y llenos de pasión, pero, sobre todo, ha dejado numerosas anécdotas y curiosidades que alimentan el historial de esta competencia. Desde un partido ganado con un volado, pasando por un “héroe” creado por la televisión, hasta un “Drácula” inglés, son parte de las historias que se cuentan de este torneo.

1) El invitado incómodo. En la edición de Suecia 1992, Yugoslavia fue excluida por la Guerra de los Balcanes, por lo que Dinamarca tomó su lugar sin haber clasificado para el torneo. Al final, la selección danesa se convirtió en el sorpresivo campeón, tras derrotar en semifinales a Holanda y en la final a Alemania, con destacada actuación de Peter Schmeichel.

2) La suerte italiana. En la edición de Italia 1968, los anfitriones quedaron campeones, como era de esperarse. Sin embargo, el dato curioso llegó en semifinales, pues tras igualar sin goles ante la URSS, el finalista se decidió con el lanzamiento de una moneda, pues no había otro criterio para desempatar un partido. El sorteo se realizó en el vestuario del árbitro.

3) Los campeones en casa. De las 13 ediciones que se han disputado hasta ahora, sólo tres equipos han podido coronarse ante su público: lo hizo primero España, en 1964; después Italia, en 1968, y finalmente Francia, en 1984. En 2004, Portugal se quedó cerca, pero cayó en la final ante Grecia.

4) Goles de oro. Dos finales se han decidido de esta manera. La primera fue en Inglaterra 1996, cuando Alemania se impuso 2-1 a la República Checa conanotación de Oliver Bierhoff; después, en Bélgica-Holanda 2000, Francia se coronó con el mismo marcador al ganar en el tiempo extra a Italia, con tanto de David Trezeguet.

5) Mala puntería holandesa. En la edición del 2000, los “Tulipanes” fueron eliminados en semifinales ante Italia, tras fallar cinco penas máximas. En los 90 minutos, Frank de Boer y Kluivert dilapidaron sus opciones desde los 11 pasos, mientras que en la tanda de penaltis fallaron Frank de Boer (de nuevo), Stam y Bosvelt. El héroe del partido fue el portero italiano, Francesco Toldo.

6) Héroe de televisión. Durante muchos años Amancio quedó registrado en la memoria de los españoles como el hombre que puso el pase para que Marcelino anotara gol con el que se coronaron ante la Unión Soviética en 1964, cuando en realidad quien había mandado el centro fue Pereda. ¿La razón? La televisión ibérica no captó el momento de la asistencia y montó imágenes para ilustrar la jugada previa a la anotación.

Pereda, y no Amancio dio el pase para el gol de Marcelino que les daba a los Españoles su primera Euro en casa.

7) Jugador muy versátil. El delantero checoslovaco, Vlastimil Bubnik, fue fundamental para que su selección se apoderara del tercer lugar en la Eurocopa de Francia 1960; sin embargo, a la par de este logro, también fue el mejor jugador de hockey de su país y ganó la medalla de bronce en los Olímpicos de invierno de 1964.

También podría interesarte  Pide párroco no 'adelantar' la Navidad

8) El gol más rápido. El ruso Dimitri Kirichenko es el anotador más veloz en la historia de la Eurocopa, al marcar a los 67 segundos de arrancar el partido, en la edición de Portugal 2004, de acuerdo con estadísticas de la UEFA. Lo hizo en el duelo que vencieron 2-1 a Grecia, tras correr todo el campo para vencer de derecha a Antonis Nikopolidis.

9) Las mayores goleadas. Cuatro duelos han terminado con cinco goles de diferencia, el mayor margen de una victoria en la Eurocopa. Ocurrió en dos ocasiones en la edición de 1984, con el Francia 5-0 Bélgica y el Dinamarca 5-0 Yugoslavia; en el 2000, Holanda derrotó 6-1 a Yugoslavia; y finalmente en 2004, Suecia vapuleó 5-0 a Bulgaria.

10) “Drácula” en la Eurocopa. El mediocampista inglés Nobby Stiles fue “perseguido” por los aficionados italianos en la edición de 1968, incluso, la prensa de aquel país lo bautizó como “Drácula”, debido a que se quitaba los dientes postizos antes de salir a la cancha. El británico sólo respondía a los aficionados con un saludo y su mejor sonrisa.

11) Se crea una moda. La edición de 1976 de la Eurocopa, en Yugoslavia, será recordada por el título de Checoslovaquia al superar a Alemania en la final, pero, sobre todo, por el invento de Antonín Panenka, quien tuvo a sus pies el penalti decisivo y, en una muestra de sangre fría, lo cobró con un disparo suave, “picado”, que venció al histórico Sepp Maier para sellar el triunfo. Desde ahí, muchas penas máximas se han cobrado del mismo modo.

12) El “extranjero” campeón. El alemán Otto Rehhagel es el único estratega que ha conquistado una Eurocopa con una selección que no es la de su país. Lo hizo en el 2004 con Grecia. En las otras ediciones, el monarca se coronó con un compatriota en el banquillo.

13) Eliminación política. La selección española llegaba a la Eurocopa de 1960 como una de las favoritas, sin embargo en cuartos de final el destino la enfrentó contra la URSS. El gobierno español, encabezado por Francisco Franco, prohibió los juegos, tanto el de ida como el de vuelta, por lo que los soviéticos avanzaron automáticamente a la semifinal.

14) Maldición del campeón. Ninguna selección ha conseguido retener su título de campeón de Europa. La Unión Soviética se quedó cerca en las primeras dos ediciones. Sin embargo, tras ganar en 1960, cuatro años después se tuvo que conformar con el segundo lugar. Alemania, por su parte, fue campeón en 1972, subcampeón en 1976 y campeón en 1980.