La Selección tiene la esperanza de conseguir una medalla en estas Olimpiadas.

Agencia El Universal

MEXICO, D.F., julio 5 .- Primer peldaño en la escalera que conduce a ese mágico sitio llamado Olimpo. Última presentación ante un pueblo que ha comenzado a creer que subir al podio no es utopía.

El Tricolor Sub-23 se despide mañana jueves de la afición mexicana. Será en León, contra los recién ascendidos Panzas Verdes, con el objetivo de alimentar todavía más las ilusiones de obtener una histórica medalla.

Inician los ensayos finales previo a Londres 2012, aunque el de mañana es especial. No hay margen de error. Tiene que dejar una buena imagen, aumentar esa convicción de que este grupo de guerreros volverá con un metal colgado en el pecho.

“Esa es la idea, lo tenemos bien claro”, sentencia el capitán José de Jesús Corona. “Vamos a aprovechar todos estos partidos de preparación. Ahora tenemos éste, que es la despedida en el Nou Camp, y vamos a tomarlo con toda la seriedad, tratando de retomar el ritmo de juego, que es muy importante, además de darle una alegría al público”.

Virtudes que les permitirían comprobar que están familiarizados con el triunfo. Las historias terroríficas sólo son leyendas para los elegidos por Luis Fernando Tena, quienes anhelan partir a tierras británicas con el incomparable calor que otorga el cobijo de la fe.

“Hay que dejar una buena impresión, que estamos para competir y pelear en todos lados”, considera el volante Javier Aquino.

También podría interesarte  Detectan abusos en las tarifas del transporte

“Trataremos de hacer un buen partido, tomarlo con toda la seriedad posible”.

“Debemos ganar, acostumbrarnos a hacerlo siempre, enfrentar los partidos al 100% y llegar de la mejor manera a los Juegos Olímpicos”.

Habrá otros tres exámenes en Europa (contra Inglaterra, España y Japón), más éste resulta especial, incomparable. La buena vibra que recibirán significa esa inyección emocional que requieren previo a enfrentar uno de los mayores retos en su carrera.

“Jugaremos contra el León en su casa, pero la gente nos apoyará, porque tiene la misma ilusión que nosotros”, asegura Marco Fabián.

“Sabemos que nos respaldarán en los Olímpicos y es muy importante sentirlo antes de viajar”.

Esa irrestricta fe no es casualidad. La obtuvieron gracias a las victorias que endulzaron un proceso iniciado con escándalos y derrotas, pero que actualmente luce.

Marcar un hito es el reto de todos y para escribir sus nombres en la inmortalidad se han propuesto nunca dejar de pisar el acelerador.

“Vamos partido a partido. Lo importante es hacer una buena despedida y que la gente sepa que daremos todo en los Olímpicos”, afirma Giovani dos Santos. “Creo que este equipo puede conseguir una medalla y trataremos de mostrarlo siempre”.

En especial si la escalera que lleva al Olimpo inicia en México. No sólo se trata de probarse a sí mismos. El compromiso es con la gente, alimentar esa flama que ya habita en millones de corazones