Mentalizados. Cristiano Ronaldo y compañía tratarán de cerrar la temporada con la Copa del Rey en su poder

Associated Press

MADRID (AP) — Sellada la liga española desde el pasado sábado en favor del Barcelona, la final de la Copa del Rey se presenta el viernes como la última oportunidad para Real Madrid y Atlético de Madrid, los dos equipos en liza, de sumar un segundo título esta temporada.

Los blancos, ganadores de la Supercopa local, tenían aspiraciones más altas esta campaña, como el mencionado campeonato liguero y la Liga de Campeones; y su pronta deserción del torneo doméstico, unida a la mala imagen ofrecida en la semifinal europea contra el Borussia Dortmund, podrían significar también que la copa será el último título en disputa para su cuestionado timonel, José Mourinho.

Su colega, el argentino Diego Simeone, encara el clásico ciudadano con bastante más margen y, muy probablemente, ganas. Desde su llegada al Atlético en diciembre de 2011, el “Cholo” ha instaurado en el club conocido como “El Pupas” una mentalidad ganadora que generó una clasificación europea la campaña pasada, dos títulos (Liga Europa y la actual Supercopa de Europa) y el boleto directo a jugar la próxima Champions, con el tercer puesto asegurado en la liga, a falta de tres fechas para su conclusión.

“No nos dieron favoritos en las finales con el Bilbao ni con el Chelsea, y nadie nos da dos pesos contra el Madrid. Ellos son mejores, pero a un partido todo es diferente. Tenemos que hacer un partido rápido, con buena tenencia de pelota. Trabajamos con compromiso y humildad y, ojalá podamos convertirnos en un ejemplo para la sociedad en estos tiempos”, expresó el jueves Simeone.

El Madrid parece desear tanto la partida de Mourinho como el propio afectado, quien ha crispado notablemente el ambiente en las últimas semanas con declaraciones incendiarias hacia pesos pesados del vestuario como Pepe, el arquero Iker Casillas y el astro Cristiano Ronaldo.

El técnico ha exhibido una actitud distante, incluso ausente, en el tramo final de la temporada, nunca mejor escenificada que en la rueda de prensa previa a la final, que despreció, dejando la palabra a Sergio Ramos, solitario compareciente.

Clásico. El Real Madrid vs. Atlético es un duelo que siempre levanta pasiones

“No estoy aquí para hablar de Mourinho ni tengo ninguna curiosidad por saber las razones. Es lo que menos nos debe importar cuando nos jugamos un título. La institución está por encima de todo. Al final, son los jugadores los que ponen la carne en el asador”, intentó zanjar Ramos, quien negó que, en caso de ganar la copa, el plantel rebajara la celebración respecto a triunfos anteriores. “Si lo conseguimos, puede ser similar a la de Valencia”, dijo en referencia al manteo a Mourinho hace dos años.

La Copa del Rey, conquistada por los “merengues” hace dos años, es torneo de prestigio y emociones fuertes en España, con finales y vencedores de todos los colores y alta implicación de las aficiones.

El hecho de que la final enfrente a rivales acérrimos de la capital sobre el estadio Santiago Bernabéu, del Real Madrid, añade un plus de morbo al partido, no solo acentuado por la incertidumbre respecto a Mourinho. Pese al éxito reciente bajo la dirección de Simeone, los “colchoneros” valoran cada título en su justa medida, conscientes de que la historia del club está también repleta de capítulos negros, incluidos descensos a la segunda división.

También podría interesarte  Carlos Vela llega a 50 goles en Europa

Como en casi todo, el Real Madrid gana en número de copas al vecino, pues acumula 18 en sus vitrinas, el doble de las nueve que ha ganado el Atlético.

Los rojiblancos son cuartos en el palmarés de la competición por detrás de los “merengues”, Athletic de Bilbao (23) y Barsa (26), habiendo ganado sólo la mitad de sus 18 finales disputadas y ninguna de las tres últimas, cayendo consecutivamente ante Valencia, Espanyol y Sevilla.

Diecisiete años de sequía y otros 14 sin vencer al Madrid motivan al grupo de Simeone, así como la posibilidad de levantar la copa en territorio enemigo, donde sí les favorece la historia: curiosamente, ocho de las nueve finales ganadas por el Atlético se jugaron en el Bernabéu, y cuatro de ellas ante los blancos.

Su gran baza se llama Radamel Falcao, pues el goleador colombiano es un valor seguro en citas capitales y acumula ocho dianas en cinco finales disputadas en su carrera. Recuperado el mediocampista Mario Suárez, el once del Atlético, confirmado por Simeone, se presenta ofensivo con una segunda línea formada por Jorge Resurrección “Koke”, Diego Costa y Arda Turan abasteciendo de balones a Falcao, quien también podría estar preparando su despedida, tentado por los grandes clubes europeos.

El delantero colombiano se esforzó en desmentir su fichaje por el Mónaco. “No sé nada de eso. Me mantengo al margen y concentrado en el Atlético. Si hiciera caso a la prensa, me habría fichado ya media Europa. Los rumores no tienen ninguna credibilidad. También dijeron el año pasado que el de Bucarest (por la final de Liga Europa) sería mi último gran partido con el Atlético”, recordó Falcao tras valorar su experiencia en finales: “Son partidos con mucha tensión. Cada vez disfruto más, me fijo en los detalles e intento dar la mejor de mí”, finalizó.

“El Tigre” afila las uñas ante el desconcierto defensivo que exhibe actualmente el Madrid. Lesionado Raphael Varane en el último choque liguero y castigado Pepe por discrepar del técnico, Mourinho espera que el renqueante Ramos acuda al rescate de una zaga de circunstancias que actualmente solo cuenta con dos centrales natos plenamente disponibles: Ricardo Carvalho y Raúl Albiol.

“En las finales no hay excusas ni favoritos. Los dos hemos hecho méritos y podemos ganar. Tras la eliminación en Champions, llegamos con un extra de motivación”, opinó Ramos, quien se declaró “disponible” y negó que Pepe estuviera apartado. “No decido yo ni tengo ganas de ser entrenador. No ha habido nada con Pepe. Ha entrenado con nosotros. Si no ganamos, a nivel de títulos, sí sería un fracaso. Queremos acabar la temporada con buenas sensaciones”, concluyó.

La buena noticia para el Madrid es que jugará de inicio el astro Cristiano Ronaldo, reservado en los últimos compromisos, y llegará a punto Mesut Oezil, quien salió tocado del partido contra el Málaga hace ocho días.