Broncas. La situación por la venta de boletos puede salirse de control en las inmediaciones del estadio Azul

EL UNIVERSAL

En las inmediaciones del estadio Azul, en la colonia Nochebuena, cientos de aficionados hacen de todo para conseguir un boleto para la final del Clausura 2013, en la que La Máquina se enfrentará a las Águilas del América, lo cual provocó tumultos y broncas entre las personas ahí presentes.

Se vale de todo para conseguir una entrada: desde aquellos que se quedaron a acampar para ser los primeros en la fila, hasta aquellos que recurren a la reventa para asegurar su lugar en el partido entre dos de los “grandes” del futbol mexicano.

Incluso, un líder de la porra del América se vistió de celeste para formarse en busca de entradas, pero fue descubierto, por lo que la policía tuvo que intervenir para que no pasara a mayores el incidente.

También podría interesarte  Cruz Azul vs. América: línea por línea

no images were found

En las filas los golpes, empellones, gritos y hasta mentadas están a la orden del día. Para nada sorprende que los revendedores “hagan su agosto”, ofreciendo los boletos, de momento, 50 por ciento más caros de los precios originales.

Pero no son los únicos que sufren. En Ticketmaster, obtener un boleto para la final de ida no es nada sencillo, pues el sistema está suspendido ante la sobrecarga de peticiones.

En contraste, quienes tienen su entrada para la semifinal ante Santos, tendrán preferencia para comprar su pase al duelo en el Azul, en promoción limitada a 10 mil boletos.