Incertidumbre. José Manuel De La Torre

Associated Press

FORTALEZA, Brasil (AP) — Al final de una rueda de prensa en el estadio Castelao, el entrenador Luiz Felipe Scolari estrechó la mano de José Manuel De la Torre y le dijo que esperaba verlo en Brasil el próximo año para la Copa del Mundo. El estratega mexicano asintió con la cabeza y sonrió nerviosamente.

Quizá ni él mismo sabe si estará en el Mundial de 2014.

De la Torre sufrió su segundo revés en un partido oficial desde que es entrenador de México al caer 2-0 el miércoles contra Brasil para quedar eliminados de la Copa Confederaciones, a la que llegó hablando de conseguir un título.

Aunque no ha perdido mucho, el “Chepo” tampoco gana. De hecho, en 2013 sólo tiene un triunfo, un 1-0 sobre Jamaica por las eliminatorias mundialistas, y ocho empates, contando los amistosos. En Brasil perdió sus dos primeros encuentros en la Confederaciones, 2-1 ante Italia y 2-0 contra el anfitrión.

“Justo o no justo, la presión es lo que se provoca estar en la selección mexicana y no creo tanto que sean los resultados aquí, sino los resultados que se han tenido en casa en la eliminatoria mundialista, en ese hexagonal”, afirmó el entrenador. “Hemos quedado a deber, lo hemos mencionado, y esos partidos, esos puntos que se nos han escapado, nos tienen en una situación apretada y no es lo que teníamos pensado ni son las expectativas que habíamos creado”.

México arrasó en la fase de grupos de la CONCACAF, pero luego de seis fechas en el hexagonal es tercero entre los seis equipos que buscan tres boletos directos. El “Tri” acumula cinco empates en las seis fechas de la eliminatoria, incluyendo tres sin goles en su estadio Azteca.

“Así es el camino, no siempre se puede, todos los equipos tienen altas y bajas y tienen baches en donde lo importante es cómo vas a reaccionar”, agregó De la Torre.

Al interior del equipo, los jugadores dicen respaldar al entrenador y en la cancha no hay rastros visibles que lo contradigan.

“El otro día, en el Azteca, la gente gritaba que ‘fuera Chepo*. Afortunadamente, tanto él como nosotros sabemos perfectamente cómo es el fútbol, la gente. somos muy extremistas”, comentó el volante Andrés Guardado.

“De repente, cuando las cosas van bien, somos los mejores, y cuando no, los peores. Eso nunca va a cambiar en el fútbol y hay que tomarlo con tranquilidad y madurez. La única forma de cambiar las cosas es ganando, eso depende de nosotros. Sí que podemos realizar muchas cosas y vamos a tratarlo de hacer”, agregó el jugador del Valencia.

Por lo pronto, el entrenador mexicano aseguró tener todo el apoyo tanto de sus jugadores como de sus dirigentes para seguir en el cargo y el presidente de la Federación Mexicana, Justino Compeán, declaró antes del torneo que “Chepo” seguiría sin importar el desenlace.

“El resultado contra Japón no me quita el apoyo de los jugadores ni el de mis directivos”, afirmó De la Torre, en referencia a su último encuentro en la Confederaciones. “Claro que quiero ganar, porque no me quiero ir en blanco”.

El problema para De la Torre es que ni Compeán, ni el director de selecciones nacionales Héctor González Iñárritu, tienen la última palabra. Tras concluir el torneo, el entrenador debe presentar un reporte a los dueños de los equipos de la primera división mexicana, quienes son los que tendrían el voto final.

También podría interesarte  Firma Song con el Barsa por 5 años

Una derrota ante Japón sellaría el peor torneo de México en Confederaciones desde 2001, cuando también perdió todos los partidos. En esa ocasión, Enrique Meza era el entrenador y aunque todavía permaneció un encuentro más de eliminatorias, no llegó a dirigir la Copa del Mundo del año siguiente.

De la Torre también podría quedarse con las ganas.

Lo defiende. Andrés Guardado, izq., no cree que sería buena idea despedir al “Chepo”

Andrés Guardado: Error despedir al “Chepo” 

Despedir al entrenador José Manuel De la Torre luego del fracaso que sufrió México en la Copa Confederaciones sería un error, opinó el volante Andrés Guardado.

México perdió 2-0 con Brasil el miércoles para sumar su segundo revés y quedar fuera del torneo, aunque le resta un partido de compromiso ante Italia. Uno de los objetivos trazados a principios de año por De La Torre era avanzar al menos a semifinales.

El otro es clasificar al Mundial del próximo año, y luego de seis fechas en el hexagonal final, los mexicanos están en zona de clasificación en tercer lugar entre seis conjuntos. El cuarto de la CONCACAF disputa un repechaje contra Nueva Zelanda.

“Quedando cuatro partidos (del hexagonal), sería un error (despedirlo). Si se viera un juego pésimo, en el que no hay opciones, variantes, a lo mejor se podría pensar en eso, pero hemos demostrado que México tiene personalidad, variantes en el ataque, puede jugar de tú a tú contra cualquiera y hay que quedarnos con eso”, dijo Guardado.

México cierra la Confederaciones el sábado ante Japón y luego tendrá un par de meses antes de reanudar las eliminatorias mundialistas cuando reciba a Honduras en el estadio Azteca, un escenario donde aún no gana en el año y suma tres empates sin goles ante Jamaica, Estados Unidos y Costa Rica.

“A veces, dentro de un partido hay muchas circunstancias que te representan ganar, perder o empatar. A lo mejor, esos pequeños detalles no han estado de nuestro lado y por eso no conseguimos el resultado que queremos, porque -al final- no hemos perdido”, agregó el mediocampista del Valencia, mundialista en Alemania 2006 y Sudáfrica 2010.

“Tenemos muchos empates, pero me quedo con lo que se hizo bien ante Brasil, la sensación que dio México, el respeto que le mostró el contrincante, lo cual también es bueno, habla bien de nosotros. Hay que ir a lo que queda de eliminatoria; hoy en día estamos en zona de clasificación, dependemos de nosotros y hay que hacerlo bien”, agregó.

Guardado afirmó que el plantel apoya la continuidad del entrenador, quien asumió el puesto a finales del 2010 en relevo de Javier Aguirre.

“El vestuario nunca se ha roto, han hablado miles de cosas. El otro día, por un tuit de Gio (Dos Santos) se dijo que las cosas estaban mal. Para nada. Son cosas que ustedes (prensa) hablan, piensan y tratan de adivinar un poco lo que pasa dentro del equipo, pero la verdad es que estamos muy bien”, agregó. “Esta concentración ha ayudado mucho para reforzar, no sólo el compañerismo, sino la amistad que tenemos muchos de nosotros y eso se tiene que reflejar dentro de la cancha”.

México viajaba el jueves por la tarde a Belo Horizonte para comenzar a preparar su despedida de la Confederaciones.