Según el diario El Mundo, el astro portugués Cristiano Ronaldo ya ha pactado con Hacienda un acuerdo para abonar una multa de 18,8 millones de euros y aceptar una pena de dos años de prisión que, al no tener antecedentes, le evitaría pasar ni un minuto a la sombra de la cárcel.

Así pues, Cristiano Ronaldo reconoce sus errores fiscales y consigue que Hacienda rebaje considerablemente el castigo. Al portugués se le acusaba de defraudar hasta 14,7 millones de euros entre el ejercicio de 2011 y 2014