El interés deportivo siempre ha guiado los pasos de Cristiano Ronaldo. En su momento, hace nueve años, pensó que la mejor decisión para su carrera era fichar por el Real Madrid. Dejó al Manchester United, con el que había jugado la final de la Copa de Europa, la segunda consecutiva. Ahora, después de sentirse desgastado en su relación con Florentino Pérez, ha considerado que lo mejor es un cambio de aires y ha elegido a la Juventus, que le ofrece otros retos en el Calcio.

Antes que la propuesta del campeón italiano, pudo firmar el contrato del siglo. Y lo rechazó. Cristiano recibió una oferta de China capaz de marear incluso a uno de los futbolistas que más ingresa en el mundo. Le daban 100 millones por temporada. Y el contrato era por dos años.

La pujanza económica de la SuperLiga China es imparable. Ya sedujo a otros jugadores como Tévez, Hulk u Óscar. Últimamente, Mascherano cogió las maletas hacia Oriente como antes hicieron los exrojiblancos Carrasco y Gaitán. Viera también emigró desde Las Palmas. Pero Ronaldo consideraba que irse a China era anticipar su retiro como futbolista. Se sentía capacitado para seguir compitiendo al máximo nivel con el Madrid. Y dijo que no a una millonaria jubilación.

También podría interesarte  Nery Castillo es presentado como refuerzo de León

La oferta le llegó en 2017, antes de que en el pasado mes de enero, alcanzara un acuerdo con el club blanco, que se había hecho el olvidadizo con su mejora de contrato, para facilitarle una salida. Entonces, es cuando se acordó una rebaja en la cláusula de 1.000 millones que ahora puede llevarle a jugar en Turín las próximas cuatro temporadas a cambio de 30 millones netos.

Desde el punto de vista deportivo, la Juventus sí que le garantiza todo lo que no podrá encontrar en China.Porque Cristiano, que también ha tenido otras ofertas de otros clubes, ha considerado atractivo el desafío de ser campeón de Europa con otro equipo tras lograrlo con el United y el Madrid. Alcanzaría su sexta Copa de Europa para igualar al mito Gento, ‘recordman’ en la competición.

Con esto le sedujo la Juventus, que buscaba aumentar su dimensión económica y deportiva con el fichaje del todavía jugador del Madrid. China le aseguraba un contrato extraordinario, el mejor de la actualidad en el mundo del fútbol, pero nada más. Ronaldo siempre consideró que sus últimos años en las canchas serán en Estados Unidos, en un proyecto ligado a su industria como icono del deporte.

Agencias.