Un nuevo escándalo tiene al internacional portugués Cristiano Ronaldo en el ojo del huracán. De acuerdo con información que difunde el diario alemán Der Spiegel, CR7 fue demandado por una mujer estadounidense de nombre Kathryn Mayorga por violación.

Los hechos habrían tenido lugar el 12 de junio de 2009, en Las Vegas (Nevada), donde ambos se conocieron en un club nocturno. Pasadas unas horas desembocaron en una suite del lujoso Palms Casino Resort, donde se hospedaba el ex madridista. Allí se desarrolló la violación, según la norteamericana de 34 años.

La habitación contaba con un jacuzzi con vista a la ciudad. Él la invitó a bañarse, pero ésta no quería mojarse el vestido. Fue al baño a quitárselo y, cuando se encontraba en ropa interior, apareció el deportista con el pene fuera de los pantalones pidiéndole “que se lo tocara y lo besara durante 30 segundos”. La chica sonrió al pensar que se trataba de una broma, negándose en todo momento.

“Me empezó a tocar él, me agarró y se puso sobre mí. Le intenté retirar mientras le seguía diciendo que no”, detalló Mayorga a la publicación germana.

También podría interesarte  Brady: Patriots tienen que pasar la página

Después del coito, la americana aseguró que Ronaldo no quería dejarla marchar: “Me dijo, ‘Lo siento, ¿estás bien?’. E insistió en que es un buen tipo al 99%, excepto por ese uno por ciento”.

Añadió que después de lo sucedido acudió al hospital para hacerse unas pruebas y a una comisaría para denunciarlo, pero allí un agente le explicó que, probablemente, la que terminaría siendo acusada sería ella, por extorsión, al tratarse de un deportista de fama mundial. Ronaldo negó tales acusaciones y afirmó que el sexo fue consentido.

Varios meses después, los abogados que representan a ambas partes llegaron a un acuerdo extrajudicial: el internacional portugués pagó 323,000 euros a la joven. A cambio, ésta firmó un compromiso de no volver a hablar de las acusaciones.

Algo que no ha cumplido. Tal y como afirma, sigue sufriendo por todo lo que sucedió aquella noche de hace casi una década. “He tenido graves problemas. Le culpo de la violación. Y me culpo a mí misma por haber firmado aquel papel”, explicó en la entrevista la estadounidense.

Agencias.