mascarón

AMÉRICA GARCÍA MÉNDEZ
WDELGADO@MULTIMEDIOSCAMPECHE.COM

Cientos de personas lograron cargar energía al presenciar el fenómeno arqueoastronómico del descenso de Kinich Ahau (señor ojo de sol) en la antigua ciudad maya de Kankí, en el municipio de Tenabo, durante un encuentro cultural que reunió artesanías de Bécal, exposición pictórica, una rica muestra gastronómica, música autóctona y bailes regionales.

El evento marcó el periodo de siembra de maíz del pueblo maya, por lo que se realizó una ceremonia de ofrenda de maíz amarillo (que se da en la comunidad de Kankí y Tenabo) a cargo del mayista Josué David Yam Yam, quien “pidió permiso” a la usanza ancestral con llamados de
paz, unidad y purificación, con sonidos de caracol.

Niños de la comunidad llevaron a cabo una verdadera fiesta jaranera alrededor de la ofrenda al igual que las pequeñas, quienes lucieron sus elegantes ternos yucatecos hechos a punto de cruz, simbología que representa la fe, la pureza y alude al 3 de Mayo, fecha que celebra el Día de la Santa Cruz. Después, el grupo Tulub interpretó melodías a ritmo de los “tunkules” para “alejar malas vibras”.

ceremonia del maiz EN KANKI1

Los rayos solares asomaban a través de las copas de los árboles y el viento favoreció “al tocar” a la gente, que en ese instante se colmaba de energías alzando los brazos, todo
ello durante un ritual de protección de la divinidad que invocó las fuerzas del cosmos.

Seguidamente inició el recorrido hacia la zona arqueológica de Kankí, delimitada hacia la estructura 2, donde asoma la crestería de un edificio enterrado que deja ver el mascarón de Kinich Ahau, el dios sol entre los mayas prehispánicos. Ahí, el descubridor del fenómeno, el arqueólogo Florentino García Cruz, impartió una conferencia en torno a este sitio.

También podría interesarte  Maestros toman comercios y plazas en Oaxaca

El fenómeno ocurre los días 1, 2 y 3 de mayo, así como 7,8 y 9 de agosto. El sol comienza a descender, por lo que aproximadamente a las 5:56 de la tarde entró por las primeras ventanas del mascarón hasta iluminar los ojos de Kinich Ahau, lo que prácticamente enciende todo su aspecto como un anciano con estrabismo.

PIDEN LUZ A KINICK AHAU

ACERCA DE LA ANTIGUA URBE MAYA

  • Kankí es un sitio arqueológico maya situado a 48 kilómetros al noreste de la ciudad de Campeche y 2 kilómetros al este del poblado Kankí.
  • El lugar donde ocurre el fenómeno es la estructura No.2 del Grupo Principal, un edificio muy destruido que delimita dos patios situados a diferentes niveles. Entre los escombros de la sección norte se observan los restos de una estructura que Florentino García denominó “El templo de Kinich Ahau”, fechado para el 700 d.C.
  • El mascarón Kinich Ahau está en postura de frente al Este, lleva la boca abierta en forma de “T” invertida; el lugar de los dientes está vacío, lo que acentúa su imagen de anciano.
  • En su ocaso, el sol se posa en las aberturas de los ojos del mascarón y se produce un efecto visual en el que el disco solar se transforma en los ojos antes ausentes en las cuencas vacías.
  • El espectáculo dura cerca de 25 minutos, tiempo en que cruzan los rayos solares por las aberturas. A las 6:15 de la tarde el sol se oculta en el horizonte, al ritmo de música espiritual.