Mauricio Clarck regresó a la vida pública mexicana con un simple mensaje: la homosexualidad es parte de su pasado. Esto fue, según él, gracias al apoyo de Dios, ante el cual “se arrepintió” de su preferencia sexual.

El presentador de televisión dejó la vida pública para internarse y dejar su adicción a la cocaína, misma enfermedad que declaró en un programa en vivo antes de dejar de aparecer en cadena nacional.

“Si me preguntas acerca de mi homosexualidad, te puedo decir que hoy la homosexualidad es parte de mi pasado, hoy retomo una vida como me hizo Dios naturalmente (…) mi sueño es ese: formar una familia, educar y sobretodo darle la oportunidad a los niños de lo que Dios me ha podido dar”.

También podría interesarte  Debuta hijo de Tom Cruise como actor

A su regreso, asegura que lo que quiere ahora es formar una familia bajo lo que es natural. O sea, una familia tradicional heterosexual.

Clarck comentó en exclusiva para TVNotas, que esta fue la prueba más dura que ha tenido, y que se siente bien de haberse redimido ante la figura de su religión.

“Lo más difícil que he hecho en mi vida y de lo que me siento muy orgulloso es haberme arrepentido ante Dios, haberme perdonado por todas las aberraciones que cometí.”

La reacción de la sociedad ha sido muy variada y mientras para unos es un ejemplo, para otros es una verdadera vergüenza.

Agencias.