La química de Bradley Cooper y Lady Gaga durante su presentación de “Shallow” fue lo más hablado de la noche en los premios Oscar el domingo pasado. Fueron muchos los que especularon sobre un posible romance entre los protagonistas de la película A Star is Born, pese a que el actor y director fue a la ceremonia de la Academia de Hollywood en compañía de su esposa y madre de su hija, la modelo rusa Irina Shayk.

El marte por la tarde los paparazzi capturaron a Cooper, de 44 años, y Shayk, de 33, con caras molestas durante una salida por Los Ángeles con su pequeña hija, Lea de Seine.

También podría interesarte  A juicio Tom Cruise y Katie Holmes

La modelo se mostró molesta con la presencia de la prensa e intentó tapar su rostro de los flashes, al igual que Cooper que se escabulló de las cámaras con su hija en brazos.

El íntimo show que brindaron Gaga y Cooper generó todo tipo de comentarios en las redes sociales. Incluso la ex esposa del actor, Jennifer Esposito, de 45 años, habló del vínculo entre las estrellas luego de que el comediante David Spade bromeara sobre eso en Instagram. Junto a una foto tomada desde su televisor de los actores actuando en los Oscar, Spade se preguntó: “¿Hay alguna posibilidad de que estos dos se estén acostando?”. Esposito se sumó al comentario y escribió debajo del post, “Ja”.

Agencias.