El 17 de abril de 2011 se estrenó la más grande serie de fantasía épica de la década, Game of Thrones. Ocho años después llega a su fin con una temporada de tan solo seis capítulos que hasta el penúltimo episodio deja un sabor agridulce entre sus fanáticos.

Desde la muerte de Ned Stark, muchos supieron que la historia no tendría un final feliz y que los personajes más honorables y por los cuales sentir más carisma serían los primeros en caer.

‘Canción de hielo y fuego‘ es la saga literaria que le dio vida a la serie, y aunque esta última se ha alejado mucho de la trama de George R.R. Martin, al escritor estadounidense acumula fanáticos ansiosos por saber cómo terminarán los libros, de los que hacen falta dos entregas.

El deseo por el Trono de Hierro es lo que caracteriza a la serie Game of Thrones, y para conseguirlo se han tejido tramas de amor y traición de las que muy pocos han sobrevivido.

Daenerys Targaryen es sin duda el personaje vivo más fuerte. De ser vendida por su hermano mayor a cambio de un ejército Dothraki, pasó a liderar a estos y lograr lo que su hermano no pudo: regresar a Westeros para reclamar lo que por derecho le pertenece, Los Siete Reinos.

Pero en el camino, ‘Dany’ tuvo que abrirse paso en un mundo dominado por hombres, teniendo a su favor a leales consejeros y tres feroces dragones de los cuales solo le sobrevive Drogon, cuyo nombre viene del ‘primer amor’ que tuvo, Khal Drogo.

La también conocida como ‘madre de dragones’ fue icono del empoderamiento femenino, pero el haber quemado todo King’s Landing, cuando el pueblo había tocado las campanas en señal de rendición, le ha valido las críticas y el ser considerada la nueva gran villana de la historia.

Una de las teorías más fuertes sobre lo que ocurrirá en el gran final de Game of Thrones es que Arya Stark la asesinará para evitar que el mundo la sufra. Otros señalan que en el intento Daenerys matará a Arya, y Jon Snow -de quien ahora sabemos es el legítimo heredero-, hará lo propio con su tía.

De ocurrir esto último, ¿quién asumirá el poder? Dado que Jon siempre ha asegurado no querer la responsabilidad, se presume que se instaurará una nueva forma de gobierno que separe a los reinos y los haga tener su propio líder, una especie de democracia.

También se vislumbra la posibilidad de que Sansa Stark asuma el cargo o bien, que solo se quede en Winterfell como guardiana del Norte, mientras que Jon se irá más allá del muro a reencontrarse con los salvajes y su fiel amigo Fantasma.

Independientemente de lo que ocurra, parece que los seguidores de Game of Thrones no están contentos con la última temporada, tanto así que se ha abierto una petición en el sitio Change.org para que HBO la rehaga.

Entre los motivos destacan el abrupto cambio de conducta de Daenerys Targaryen y los errores de continuidad como el vaso de café en plena celebración tras la Batalla de Winterfell.

Agencias.