Un llamado a fortalecer la cultura de la transparencia, pero también de protección a la vida privada e intimidad de las personas, lanzó ayer Lina Ornelas Núñez, ex directora del Instituto Federal de Acceso a la Información (IFAI) y actual directora de Autorregulación, del mismo organismo.

Al impartir ayer la conferencia sobre ‘Protección de Datos Personales en el Sector Público y los retos del Sector Privado’, en un evento realizado en el hotel Holiday Inn organizado por la Comisión de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de Campeche, sostuvo que es imprescindible promover la protección de los datos personales en posesión de los entes públicos, a fin de generar la cultura de la protección de la vida privada y la intimidad de la personas.

Explicó que la Ley de Transparencia estatal cuenta con un apartado sobre protección de datos personales, por lo que se promueve la capacitación de los funcionarios “para que sepan que nuestra información relativa a la salud, a cuestiones patrimoniales que el gobierno tiene, no se venden”.

También dijo que es importante que los ciudadanos sepan que sus datos tienen un valor, “porque cuando te roban tus datos personales no te das cuenta que después puedes sufrir discriminación, robo de identidad o recibir llamadas no deseadas”, dijo, al señalar que si una empresa privada no cumple con la protección de los datos, los afectados pueden acudir al IFAI para denunciar.

También podría interesarte  Senadores se ponen ecológicos

“Falta cultura por parte de los ciudadanos y los servidores públicos para hacer valer este derecho; aunque ya se tiene años con la transparencia, desde el 2002, falta muchísimo que entendamos que los servidores públicos somos meros poseedores de la información, pero no nos pertenece”.

Aunque dijo que los portales de transparencia sí están funcionando, “ahora el reto es la entrega del documento original, como el contrato de obra pública o cuanto se gastó el gobierno en subsidios para las zonas marginadas”.

Explicó que ya no se vale decir que se entregó un dinero y lo metieron en un fidecomiso público, “que es una bolsa negra, ahora no, todo se tiene que transparentar, incluso los fidecomisos”.