Redacción

Hartos de los baches, vecinos de los fraccionamientos Arboledas, Vergel, Los Álamos y Cedros, entre otros, se pusieron de acuerdo para remediar el pésimo estado de la calle Cooperativa Kalá que se encuentra prácticamente intransitable y ayer sacaron sus picos, palas y carretillas para “hacer lo que el Ayuntamiento se ha olvidado de ha­cer”. Además, colocaron una ‘caseta de peaje’ y le pidieron “coperacha” a los automovilistas que pasaban en la zona a fin de adquirir material de relleno.

Pero no fueron los únicos, a todo lo largo y ancho de la capital se escucha­ron constantes quejas subidas de todo contra las autoridades municipales de­bido al mal estado que guardan las ar­terias y que ayer llegaron al colmo con los retrasos y afectaciones causadas durante el primer día de clases.

“Hoy sí esto está de la fregada, no es posible, no entiendo por qué no se pue­de hacer nada”, dijo un automovilista a la altura de uno de los pasos peatonales de la Av. Álvaro Obregón, donde se en­cuentra un enorme hoyanco que abarca las dos terceras partes de la arteria que comunica a todo el Oriente de la ciudad con la Av. Gobernadores.

Más atrás también las cosas están mal. Vecinos de Plan Chac, Presiden­tes de México, Fidel Velázquez, Minas, Fénix, Terranova, San Antonio, Valle del Sol y más, denunciaron que las ca­lles alternas dispuestas para el tráfico vehicular por la reconstrucción de la Av. Jaina se encuentran despedazas y no existe un tramo en el que un auto se libre de cruzar grandes baches.

También podría interesarte  Turismo, clave tras caída del petróleo: gobernador

Ni qué decir de la Av. Concordia. Don Fernando, habitante de la Amplia­ción Esperanza y que todos los días tie­ne que tomar la ruta, se quejó de que por el pésimo estado de la calle se tu­vo que cerrar una de los dos sentidos de la avenida, pero el único disponi­ble, es tanto el tráfico y nulo el man­tenimiento, que también se encuentra llena de huecos.

Sin embargo, aunque ya práctica­mente la situación se volvió un asun­to cotidiano, la molestia se incrementó este lunes debido a que fue el primer día de clases en todas las escuelas y los retrasos estuvieron a la orden del día.

Padres de familia se quejaron que, en algunas zonas, avanzar un tramo de hasta 200 mts. se llevaba 20 minutos porque los automóviles tienen que pa­sar a vuelta de rueda.

La situación se repite en Santa Ana, Bellavista, Morelos, Santa Lucía, 4 Ca­minos, Lerma, Samulá y hasta impor­tantes avenidas como la Universidad, Gobernadores, López Mateos y más.

Y es que la impotencia ha llevado a muchos a ponerse a reparar los baches en las puertas de sus casas o, como en el caso de vecinos de la calle Cooperativa Kalá, a organizarse y rehabilitar su ca­lle, aunque para ello tengan que cobrar ‘peaje’ a todos los automovilistas.