Redacción

Pese a estar en el corazón del Mun­do Maya y poseer diversas ciuda­des prehispánicas de gran belleza y valor turístico, -incluida la urbe de Calakmul, Patrimonio Cultural de la Humanidad- viajeros y paseantes la­mentaron el estado ruinoso de la ca­rretera federal 186, desde el desvío a esta zona arqueológica hasta Xpujil, la cabecera municipal.

Y es que las constantes lluvias de la temporada, así como el paso de la tormenta tropical ‘Ernesto’ han co­brado factura a esta importante vía de comunicación que, además de su utilidad turística, es el paso obligado de camiones con todo tipo de carga desde Quintana Roo a la Ciudad de México, vía Villahermosa.

Ni autoridades municipales, ni es­tatales ni federales se han preocupa­do por darle mantenimiento.

También podría interesarte  Llega muestra Maya a Ciudad de México

Aunque el deterioro no es total, por tratarse de una vía rápida –las se­ñales de tránsito permiten hasta 100 kms. por hora- la posibilidad de acci­dentes son amplias debido a los cons­tantes baches de importante profun­didad que hacen que tanto pesadas unidades como automóviles vayan zigzagueando por la carretera, mien­tras que a uno que otro no le es posi­ble esquivar o frenar a tiempo.

Mientras el tramo Champotón- Escárcega luce un relativo buen es­tado de conservación, y en este últi­mo municipio las condiciones de la vía son aún mejores, al menos unos 30 kilómetros antes de ingresar a la capital e Calakmul se encuentra seriamente deteriorada.