Los pescadores lamentan que el precio no llegue ni a los 40 pesos por kilo.

Texto y foto: Robin Canul

A los pescadores ribereños dedica­dos a la captura del pulpo no les ha ido nada bien. A casi un mes de inicia­da la temporada los precios siguen por los suelos y, en ocasiones, ni siquie­ra logran recuperar lo invertido en el avituallamiento.

Al arribar lancheros a los diver­sos muelles de la ciudad, EL EXPRE­SO entrevistó a los hombres de mar, quienes recordaron que el año pasa­do el kilogramo del molusco se paga­ba hasta en 120 pesos. Por ello, mu­chos invirtieron fuertes sumas en sus embarcacioines, equipos, carnadas y más… pero hoy el kilo no alcanza si­quiera los 40 pesos.

También podría interesarte  Llama SSA a análisis serio y a debate de la LeyAlbores

La crisis en los mercados euro­peos, principalmente en España y Grecia, principales sitios de exporta­ción del pulpo maya, ha pegado fuer­temente a los precios.

Don Santiago, un pescador de la dársena de San Francisco, reveló que por una salida de 4 ó 5 días se invier­ten hasta 4 mil pesos, entre gasolina, carnada, comida y otros insumos. Pero la poca captura y los bajos pre­cios que se pagan no dejan margen de ganancia.

Cuestionado al respecto, culpó a las autoridades de Conapesca y de Pesca de permitir la depredación. “El precio se ha venido abajo por la pesca ilícita, es la principal demanda de los pescadores ribereños que se apegan al método tradicional”, dijo.