Para no variar, la alcaldesa tuvo un accidentado encuentro con la prensa. (Foto: Robin Canul)

Roxana Vázquez

De incongruente calificó ayer la al­caldesa Beatriz Sélem a la delega­da del INAH, Lirio Suárez Amén­dola, en otro episodio de la guerra de declaraciones por la suspensión de obras y la denuncia ante la PGR por acciones ilegales en la Calle 59.

Ahora fue la presidenta munici­pal la que lanzó el golpe al señalar que tampoco el INAH pidió permi­so al municipio para los trabajos de excavación de los cimientos de las murallas, lo que calificó de incon­gruente, pues ese instituto sí exige pero no cumple con la ley.

“Considero que es una incon­gruencia de su parte porque es ella quien ni siquiera ha pedido permiso al Ayuntamiento para la construc­ción de las murallas”, dijo, mientras sus guaruras alejaban a empujones a los medios de comunicación.

Aseguró, otra vez y pese a con­tar ya con una denuncia ante el Ministerio Público Federal, que la Comuna cumplió con todos los li­neamientos y dijo desconocer por qué Suárez Améndola “está actuan­do de esa forma”.