Ayer los ánimos estuvieron tensos en el poblado. (Foto: Héctor Zavala)

Roxana Vázquez Campos

La falta de pago del Ayuntamien­to de Campeche a los ejidatarios de la junta municipal de Chiná por la renta de un terreno donde se en­cuentran las bombas que surten de agua a 70 por ciento de la población de la capital provocó ayer una falta de suministro del líquido en zonas de la periferia.

Los ejidatarios exigen al Ayunta­miento el pago de 600 mil pesos por la renta acumulada de un año de los terrenos; sin embargo, ayer acepta­ron el ofrecimiento de las autorida­des municipales de abonarles 58 mil pesos para evitar el desabasto.

Fue un domingo tenso en el que incluso hicieron acto de presencia defensores de los derechos huma­nos en Chiná, así como autoridades del Gobierno estatal y finalmente de la Comuna capitalina. Los ejida­tarios declararon desde el sábado por la noche que no iban a ceder na­da, pues el Ayuntamiento hizo caso omiso a sus advertencias.

Las ocho bombas que suminis­tran de agua a la ciudad fueron apagadas el mismo sábado por la noche. Sin embargo, los efectos em­pezaron a sentirse desde el medio­día de ayer, principalmente en las zonas bajas de la capital, como la Presidentes de México, Plan Chac, Colonial Campeche y Fidel Veláz­quez, según pudo comprobar EL EXPRESO. En el resto de la ciudad, las consecuencias fueron la poca presión en el suministro.

También podría interesarte  Ganó abstencionismo, reconoce líder tricolor

Ante la insistencia de los ejidata­rios de no ceder, las negociaciones se fueron tornando difíciles. El vi­sitador general de los derechos hu­manos, Luis Octavio Poot López, arribó al mediodía para hacer ver a los inconformes acerca del daño que provocan a la ciudadanía en ge­neral con su medida de fuerza.

Posteriormente, el comisario eji­dal de Chiná, llegó al lugar para in­formar que había conversado con el secretario del Ayuntamiento, Fer­nando Calderón, sobre el adeudo. No obstante, los ejidatarios se mo­lestaron más cuando supieron que Calderón no iría y que, por el con­trario, les pedía negociar, pero en la ciudad capital.

Los ejidatarios impidieron a las autoridades llegar a la zona de po­zos, que se encuentran a 10 kilóme­tros de la junta municipal. El pacto alcanzado comprometió el pago in­mediato de 58 mil pesos y la pro­mesa de que mañana martes serán 174 mil más. No obstante, será hasta ese día cuando quede normalizado totalmente el suministro de agua.