Roxana Vázquez Campos

Los expertos simplemente descono­cen cuáles son las causas que indu­cen a los menores de edad a come­ter bullying. Ayer, el presidente del Congreso Mexicano de Psicología, Joaquín Caso Niebla, reconoció que mientras no se tengan las causas pre­cisas del origen de esta problemáti­ca social, que ya está en estudio, las autoridades gubernamentales, edu­cativas y los padres de familia na­da más no podrán hacer nada para erradicarla.

En entrevista durante la inaugura­ción del XX Congreso de Psicología, el especialista en violencia escolar que el día de hoy impartirá conferen­cias sobre su experiencia en escuelas de Baja California y del bullying aso­ciado al bajo logro educativo, explicó que México es uno de los países con más casos y que aún se está iniciando con los análisis para tipificar qué es lo que contribuye a este problema y cómo tratarlo.

Destacó que hace falta alcanzar mayor y más detallados conocimien­tos sobre el detonante de esta con­ducta, sin embargo, “es necesario tomar en cuenta todos los factores y estudiarlos para que en base a ello las autoridades, porque es un problema que involucra a todos, comiencen a tratarlo de fondo”, dijo.

También podría interesarte  Vecinos hacen papel de policías

Señaló que está costando mucho trabajo a los especialistas en la ma­teria establecer sistemas que blin­den a los alumnos de este maltrato que pudiera darse al interior de las aulas escolares.

Reveló que en los niveles de in­cidencia que presentan los últimos estudios, México presentó cifras por demás alarmantes. Dijo que en el ca­so específico de los estudios del bu­llying, aún están en su primera etapa en la que todavía se está dimensio­nando qué tan grande es el problema y lo que sigue es hacer diagnósticos más finos para estar en las posibili­dades de llamar a todas las autorida­des para poder tratar de forma espe­cífica este problema social.

“Es necesaria la participación de todos, y sobre todo es necesario ofre­cer mejor educación en cuanto a la convivencia para evitar los maltratos y agresiones”, finalizó.