Redacción

Campeche es uno de los diez estados del país en donde se han suscitado la mayoría de las agresiones a 71 médi­cos pasantes en los últimos seis años, informó la presidenta de la Asocia­ción de Facultades y Escuelas de Me­dicina (AMFEM), Sara Cortés.

En entrevista con el diario Refor­ma, precisó que en los últimos seis años, al menos 71 médicos pasantes han sido amenazados, agredidos, se­cuestrados o asesinados en diversas entidades, sin que la Secretaría de Sa­lud y las autoridades de los estados y municipios en los que prestan su ser­vicio social les brinden seguridad de manera oportuna.

La presidenta de AMFEM indicó que desde 2007 autoridades del sec­tor salud de los tres niveles de gobier­no y directores de los planteles acor­daron brindar condiciones básicas de seguridad a los pasantes que eran enviados a zonas de riesgo, así como emitir una Norma Oficial Mexicana para regular las condiciones físicas de las unidades médicas.

Los acuerdos, reprochó Sara Cor­tés, no se cumplieron y la norma no ha sido emitida.

“Hemos tenido casos lamenta­bles: ha habido secuestros, pasantes golpeados, amenazas frecuentes y las medidas que debieran estarse to­mando han sido pocas”, apuntó la ex directora de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Baja California.

También podría interesarte  Keith Urban regresa como juez de "American Idol"

Entre las medidas que las autori­dades se comprometieron a adoptar, detalló, se encuentran la colocación de protecciones en las ventanas de las clínicas, la instalación de puertas se­guras, la dotación de radios de comu­nicación y la ubicación de al menos dos pasantes en cada unidad médica para evitar que se queden solos.

En una revisión de Reforma a los casos de agresión a pasantes repor­tados por facultades, medios de co­municación, blogs médicos y auto­ridades de salud, se tuvo que en los últimos seis años tres pasantes fueron asesinados, dos fueron secuestrados, uno fue agredido con un picahielos, al menos dos levantados por comandos armados, una fue violada y golpeada y 62 recibieron amenazas.

La mayoría de los casos reporta­dos ocurrieron en Chihuahua, Jalisco, Sonora, Monterrey, San Luis Potosí, Michoacán, Nuevo León, Durango, Guerrero y Campeche.