Deslices. Diputados no parecen mejorar durante sus participaciones en tribuna. Foto: Robin Canul

Roxana Vázquez Campos

No cabe duda que entre más pasa el tiempo, lejos de mejorar, los errores son más evidentes: unos se lo atri­buyen a los nervios, otros a la falta de preparación y hasta uno que otro a problemas visuales.

Como si se tratara del viejo pro­grama cómico donde aparecía el vo­cero del ex presidente Vicente Fox, para aclarar ‘lo que Chente quiso decir’, ahora se tendrá que hacer lo propio con los legisladores locales.

El día de ayer, durante la sesión ordinaria, las intervenciones en tri­buna de los diputados fueron nue­vamente punto de crítica y burla. Sea por la razón que sea, lo que sí es seguro es que algunos de ellos ni siquiera saben leer y no se salvan de cometer errores.

La primera en ser víctima de ri­sas entre los propios diputados -y que ya hasta es visto ‘normal’-, fue la diputada del PRD, Teyda García, quien apenas alcanza un nivel de ni­ño de primaria en su lectura. Aho­ra pareció que, por terminar rápi­do, ‘se comió’ algunas palabras, o quizá pensó que estaba leyendo un telehgrama. Por ejemplo, en su lec­tura del Calendario Oficial de Labo­res del Poder Legislativo, anunció: “Permito presentar por digno con­ducto ustedes Calendario Oficial de Labores del Poder Legislativo”.

Pero la que le siguió en los yerros fue la panista Yolanda Montalvo López, quien presentó un proyec­to para adicionar diversas disposi­ciones a la Ley de Salud del Esta­do. Durante su lectura, dijo: “con la reforma se buscó atender los va­cios que tenia la Ley en Materia de Atención a pacientes en situación terminal quienes en la mayoría de los casos se encuentran, desinfor­mados, inseguros, angustiados y desprimidos (sic.)”.

Tampoco se salvó la combati­va petista Ana María López Her­nández quien, hablando contra el Presupuesto, se le fueron varios errores y al final, al tratar de dis­culparse, en el pecado llevó la pe­nitencia: “disculpen por la mala pronuncicación” (sic.).

Pero otros deslices, mayores o menores, también fueron pro­nunciados por diputados como Manuel Zavala Salazar y María Santamaría Blum.