WILMER DELGADO ROJAS
WDELGADO@MULTIMEDIOSCAMPECHE.COM

Por ser un procedimiento canónico lento, la elección de un nuevo obispo para Campeche podría demorar hasta un año, reconoció el párroco Juan Kantún Huchín, quien añadió que mientras tanto, el que estará oficiando las misas dominicales será el sacerdote Juan Pablo Zavala, por encargo de Ramón Castro Castro, administrador apostólico de la Diócesis.

En entrevista, refirió que no hay una fecha determinada o aproximada para que la Diócesis de Campeche reciba a su nuevo pastor, porque se trata de un procedimiento lento que puede tardar en ocasiones hasta un año para la elección del sucesor.

Explicó que a la toma de posesión de Ramón Castro en la Diócesis de Cuernavaca, de manera automática se tiene que nombrar a un administrador para la Diócesis de Campeche, pero es nombrado por la Curia Romana y quien lo anuncia es el nuncio apostólico de México, Cristophe Pierre, quien además apresura los trámites para la elección del nuevo obispo de Campeche.

El párroco de la Catedral refirió, sin embargo, que mientras tanto la Diócesis sigue su normal funcionamiento. Él, junto al padre José Guadalupe, como responsables de la Iglesia Catedral; el padre Juan Pablo Zavala, quien fungía como secretario, será el encargado de las misas del mediodía y, en su defecto, será el padre Próspero Huchín quien dé lectura a la homilía.

Descartó que pudiera haber una baja en el número de feligreses que asistan a las misas porque no es la primer ocasión en que Campeche vive una transición de este tipo. “No pasa nada con la ausencia del obispo porque todas las parroquias siguen trabajando y las comisiones siguen trabajando”, afirmó.

También podría interesarte  Cada vez peor el tema alimenticio en Campeche

Explicó que todo lo que tiene que ver con la labor pastoral sigue y lo único de lo que se carece es de la figura del obispo.

“Hasta el momento que tome el obispo (Ramón Castro) la Diócesis de Cuernavaca, van a nombrar al encargado de la Diócesis (de Campeche) que se llama administrador apostólico; este puede ser elegido dentro de los mismo sacerdotes de Campeche o en su caso algún obispo vecino que puede quedar como administrador, pero Ramón Castro Castro sigue siendo administrador (apostólico) mientras no tome posesión de la Diócesis de Cuernavaca”, refirió el párroco.

Informó, sin embargo, que todos los cargos episcopales dejan de funcionar en el momento que no hay obispo. El padre Próspero Huchín, por ejemplo, “era el vicario pero deja de serlo porque ya no hay obispo sino solo administrador, lo que ha hecho el obispo es que ayuden mientras termina de prepararse para asumir su cargo en Cuernavaca”.

Dijo que nada ha sufrido cambios por las salida de Castro Castro y el evangelio tampoco ha sido afectado, pues “todo marcha a su ritmo”.