Demanda. Comerciantes instalados en el Centro Histórico exigen la renuncia de la delegada del INAH en Campeche. (Foto: Robin Canul)

WILMER DELGADO ROJAS
WDELGADO@MULTIMEDIOSCAMPECHE.COM

Con material fotográfico y un video en mano, que presuntamente comprometen a las autoridades estatales y federales por realizar eventos prohibidos por la ley en una zona arqueológica, llegó ayer Luis Antonio Che Cu acompañado de sus seguidores a las instalaciones del INAH Campeche para tratar de negociar su inminente desalojo de las Fuentes Danzarinas, donde desde hace ya varios meses permanece, también en forma ilegal, un pequeño grupo de comerciantes.

A bordo de una lujosa camioneta negra de modelo reciente, aunque con sus seguidores con vestidos tradicionales, el dirigente del Freciez arribó a la Casa Teniente de Rey supuestamente a entregarle a la directora del INAH, Lirio Suárez Améndola, las presuntas pruebas que la inculpan en el ilícito cometido en Calakmul el pasado 27 de abril.

Che Cu se encerró en Suárez Améndola en un encuentro privado que duró cerca de dos horas, mientras que los presuntos artesanos aguardaban en el patio central del edificio histórico ubicado en la Calle 59.

El dirigente del Frente Campesino Independiente ‘Emiliano Zapata’ (Freciez) dijo que como ‘maya’ se siente agredido y denigrado por la fiesta realizada en Calakmul, en cuyas fotos se observa a meseros acomodando licor y cervezas en el centro ceremonial. Dijo que en algunas imágenes se observa incluso al gobernador Fernando Ortega Bernés, al secretario de Cultura Carlos Vidal Angles y a la propia delegada del INAH Lirio Suárez Améndola, presentes en el banquete servido por el restaurante La Pigua.

También podría interesarte  Corredor turístico de Bécal... ¡es lugar fantasma!

Acusó a Suárez Améndola de seguir negando el hecho y advirtió que llegará incluso ante la Secretaría de la Función Pública con una demanda para que se realice la investigación correspondiente.

Se dijo receloso de que pudieran “desaparecer” las pruebas debido a que el propio mandatario estatal está implicado, aunque dijo tener datos, fotos, videos y testigos.

Explicó que acudieron a las instalaciones del INAH porque se sienten “ofendidos, burlados los que defendemos la cultura maya por la fiesta en el centro ceremonial de Calakmul, donde se encontraron cerveza, vino y licor, donde igual se tiene testigos de camionetas del INAH que entraron al lugar y camionetas con placas del DF y donde meseros que fueron contratados para la fiesta”. Dijo que no están culpando a los que estuvieron presentes sino al que permitió el evento en el centro ceremonial de Calakmul, que en este caso es la delegada del INAH, Suárez Améndola.

Afirmó que no es la primera vez que se hacen este tipo de fiestas pero sí es la primera vez en que se tienen pruebas en la mano.

Por último, afirmó que no se trata ni de una venganza ni de una forma de presionar para que no se retire a sus comerciantes del Centro Histórico.