Reciente. Apenas la semana pasada se le dio la despedida a las dos víctimas campechanas de este caso (Foto: Robin Canul)

Reciente. Apenas la semana pasada se le dio la despedida a las dos víctimas campechanas de este caso (Foto: Robin Canul)

REDACCIÓN
redaccion@multimedioscampeche.com

Aunque se anunció que será mañana lunes cuando se den a conocer los resultados de los análisis practicados a 35 giros comerciales de alimentos donde se presume que comió la familia campechana en el estado de Yucatán y que derivó en la muerte de dos de sus integrantes, la Secretaría de Salud del estado vecino se alista para exonerar a los restaurantes de la capital yucateca.

Este fin de semana la dependencia estatal reveló que ningún comercio establecido de Mérida –incluido El Fogoncito, que fue el último en donde ingirieron alimentos- dio positivo a estudios para hallar bacterias como el Cólera, la Salmonella y el Estafilococo Auereus.

Sin embargo, alegó que los campechanos, en su traslado a la capital yucateca, pasaron a comer a Maxcanú en un puesto de panuchos y antojitos, donde sí se hallaron las bacterias Escherichia Coli y Salmonella. “Los resultados de análisis de las muestras provenientes de vendedores ambulantes del municipio de Maxcanú (…) fueron las únicas que resultaron positivas a las bacterias E. Coli y Salmonella”, afirmó en un comunicado Servicios de Salud de Yucatán.

También podría interesarte  Rescatan cadáver de pescador en altamar

A su vez, Álvaro Mimenza, presidente de la Cámara Nacional dela Industria Restaurantera de ese estado, afirmó que hay altas posibilidades de que las autoridades exoneren a El Fogoncito, pues la familia campechana comió en ocho lugares distintos.

Lamentó que se haya ‘satanizado’ a ese restaurante de Prolongación Paseo Montejo. “Si hay algún lugar seguro para consumir alimentos es en los restaurantes formales afiliados a la Canirac”, dijo.

Sin embargo, el líder restaurantero contradijo lo señalado por Servicios de Salud, pues afirmó que la dependencia no pudo tomar muestras a todos los lugares donde comió la familia Rivera Chan, en especial al de Maxcanú.

Señaló que la muerte de la pequeña R.V.R.C. y su mamá, Rossely Chan León, es un ‘caso raro’ porque no hubo otros intoxicados ni en Mérida ni en Maxcanú ni en Campeche. Dijo que cuando se trata de intoxicación en un restaurante se reportan al menos de 20 a 30 personas enfermas, pero no existen más reportes.

El líder restaurantero insistió a un medio de comunicación local que “no hay registros ni control del lugar de Maxcanú”.

También sentenció que ya no habrá castigos ni sanciones en el caso, puesto que, “por el tiempo que ya pasó, dudo que sepan y hallen al responsable de esos hechos”.