Zona de peligro. Derrapones y vueltas intempestivas dieron cientos de conductores que transitaron ayer sin ser avisados de que ya no es carril de doble sentido.

Zona de peligro. Derrapones y vueltas intempestivas dieron cientos de conductores que transitaron ayer sin ser avisados de que ya no es carril de doble sentido.

HÉCTOR ZAVALA
HZAVALA@MULTIMEDIOSCAMPECHE.COM

Reabrió el Malecón sus arterias desde el Asta Bandera, pero en el colmo de lo absurdo, ningún elemento de Vialidad estuvo para dirigir el tráfico o siquiera orientar a los automovilistas desde las horas pico de la mañana.

Tal y como el EL EXPRESO adelantó, la reapertura se cumplió, pero con un día de retraso, y desde las 04:00 horas de ayer miércoles, se reabrió el carril interior del Malecón ante el desconcierto de automovilistas.

En un lapso de dos horas, este rotativo fue testigo de cómo decenas de automovilistas, sin ser avisados previamente, ingresaban al carril externo con la inercia de la desviación de hace más de dos meses. Sin embargo, poco antes de llegar a la altura de Torres de Cristal viraban intempestivamente al observar que ese sentido de la arteria ya no era doble.

También podría interesarte  ‘Ernesto’ dejó daños por 56 millones

Quienes circulaban en el carril externo lo hicieron con precaución y con lentitud prevenidos de que salieran los autos que no estaban avisados.

La ineptitud de la Dirección de Vialidad, encabezada por José Luis Gil Beltrán, estuvo a punto de provocar varios accidentes de frente. Y es que en ese lapso no hubo ningún uniformado dirigiendo el tránsito o avisando a los automovilistas.

Muchos conductores lamentaron la falta de señalamientos o de avisos efectivos. “Son unos imbéciles. ¿Cómo es posible que nadie nos avise de estos cambios? Estuve a punto de chocar de frente. Nadie tuvo la cortesía de avisar. No se vale que sean tan ineptos”, dijo un conductor fúrico.

Entre derrapones y virajes drásticos para retomar el camino transcurrió la mañana en el mencionado tramo, donde, por fortuna, no se registraron percances qué lamentar. “¿Qué hubiera pasado si me estrello? ¿Me pagaría Seguridad por esto? Por supuesto que no”, añadió el chofer.