Sagrado. La reliquia que contiene sangre del Papa tendrá su lugar en esta ciudad.(FOTO: ROBIN CANUL)

Sagrado. La reliquia que contiene sangre del Papa tendrá su lugar en esta ciudad.(FOTO: ROBIN CANUL)

WILMER DELGADO ROJAS
WDELGADO@MULTIMEDIOSCAMPECHE.COM

Luego de mes y medio  de  peregrinación en varias parroquias del interior del estado, las reliquias del extinto Papa Juan Pablo II arribarán  mañana a esta ciudad  para  ser colocadas en la parroquia de ‘San José Obrero’, bajo el resguardo de los hermanos Salvatorianos.

El padre  de  la Catedral, Álvaro Barrera, invitó a la ciudadanía a participar mañana a las 06:00 horas, en la  procesión que llevará a las reliquias  hasta su propia sede, donde quedará abierta a la veneración de los feligreses.

Comentó  que antes de arribar a su santuario, la  sagrada  pieza visitará las capillas que se encuentren a su paso. “Las reliquias ya están siendo trasladadas de Isla Aguda a Champotón, para que mañana en una procesión desde la Catedral arriben a la parroquia de San José Obrero”, explicó.

El recorrido, detalló, partirá de la Catedral sobre la Calle 8 hasta llegar a la avenida Miguel Alemán. De ahí recorrerá La Ría y la avenida Álvaro Obregón hasta la Calle 105, para topar con la capilla de San José Obrero.

También podría interesarte  'Chelas' le cuestan ¡más de 50 mil pesos!

Explicó que la procesión será a pie, y en caso de haber lluvia, se tiene planeado hacer el recorrido en vehículos. Se espera la participación de más de mil 500 personas.

Adelantó que las reliquias serán recibidas en la parroquia de San José Obrero por el padre Sebastian Korsack, para después ser depositadas al pie del altar, y así comenzar a las 07:00 horas con la procesión al exterior del templo hacia el altar donde permanecerán y dar inicio a la eucaristía.

Señalo que será el Obispo quien coloque las reliquias en la capilla de San Juan Pablo II, el lugar designado para su veneración y dar paso a la cena ofrecida por la comunidad salvatoriana.

Por último, dijo que las reliquias permanecerán un tiempo en la capilla, para que después visitar a otras parroquias que las soliciten.