Increíble. En Laguinita se halló una portada zoomorfa que simula la boca del monstruo de la tierra, o inframundo; además, tiene inscripciones jeroglíficas

Increíble. En Laguinita se halló una portada zoomorfa que simula la boca del monstruo de la tierra, o inframundo; además, tiene inscripciones jeroglíficas

REDACCIÓN
REDACCION@MULTIMEDIOSCAMPECHE.COM

La expedición dirigida por el arqueólogo esloveno Ivan Sprajc, del Centro de Investigación de la Academia Eslovena de Ciencias y Artes (ZRC SASA), descubrió dos grandes ciudades mayas perdidas en la zona norte de la reserva de la Biosfera de Calakmul.

Uno de los dos sitios había sido visitado en el 1970 por el arqueólogo estadounidense Eric Von Euw, que documentó varios monolitos de piedra y una fachada extraordinaria con las mandíbulas de un monstruo que representaba la entrada al inframundo, pero su trabajo nunca se publicó.

A pesar de varios intentos de ubicarlo, la ‘Lagunita’ quedó perdido hasta hace unas semanas, cuando fue redescubierto por Sprajc y su equipo.

“Encontramos el sitio con la ayuda de fotografías aéreas”, explicó Sprajc, “pero no fuimos capaces de identificarlo con la Lagunita sólo después de que vimos la fachada, los monumentos y tras compararlos con los dibujos pasados de Euw”, dijo.

El otro sitio ubicado por arqueólogo esloveno fue bautizado con el nombre Tamchén, que  significa “pozo profundo” en el  lenguaje maya, en alusión a la presencia de más de 30 chultunes (cámaras subterráneas en forma de botella, en gran parte destinados para  la recoja de agua de lluvia), algunos de ellos con profundidad hasta de 13 metros.

Durante la temporada de campo, Sprajc fue asistido  por el investigador Ales Marsetic, el arqueólogo Atasta Flores Esquivel y Octavio Esparza Olguín, así como varios trabajadores locales.

La ‘Lagunita’ y ‘Tamchén’ están situados en la parte sur de un vasto  territorio arqueológicamente inexplorado en  las tierras bajas de Campeche. A excepción de Chactún, la gran ciudad  maya descubierta por el equipo de Sprajc en 2013, ningún otro sitio hasta el momento ha sido localizado en esta área, que se extiende sobre unos 3 mil kilómetros, en medio de las llamadas regiones de Río Bec y Chenes.

También podría interesarte  Pide gobernador aprovechar potencial de agro

Sprajc añadió que aparte de un juego de pelota y un templo de casi 20 metros de altura, la zona núcleo de la ‘Lagunita’ tiene  una  serie de edificios palaciegos masiva  dispuestos alrededor de cuatro plazas principales.

Según  las teorías de los investigadores, La Lagunita floreció con el cercano Chactún, en el siglo VIII. “Lagunita debió haber sido  la sede de una relativamente potente sistema de gobierno, aunque  la naturaleza de su relación con el mayor Chactún, sigue siendo poco clara”.

Al igual que Chactún, Lagunita y Tamchén tienen una serie de aspectos que dejan entrever un prometedor futuras de investigaciones.

Pese a ello, la fachada zoomorfa en Lagunita no fue una gran sorpresa, considerando qué Becán, el sitio más grande en la zona de Río Bec, está a sólo 15 km de distancia.

Tanto ‘Tamchén’ y ‘Lagunita’ aparecen haber sido abandonadas compartiendo el destino de otra de las tierras bajas mayas. Estos hechos reflejan evidentemente las  continuidades y rupturas en las  tradiciones culturales, pero su  importancia para la comprensión de la  geografía política y la historia de la región, que aún no se ha explicado.

Sólo las investigaciones futuras, adelantó Sprajc, revelarán las características del sitio, que por el momento parecen bastante singulares.

Los hallazgos forman parte del proyecto de Reconocimiento Arqueológico en el sureste de Campeche, dirigida por el arqueólogo esloveno  Ivan Sprajc, que desde 1996 es financiada por Charitable Foundation KJJ (EU). La temporada de campo 2014 fue aprobada y apoyada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Cabe mencionar que en junio 2014, la parte sur de la Reserva de la Biosfera Calakmul, donde Sprajc encontró la mayoría de los sitios arqueológicos figura en la Lista del Patrimonio Mundial de la (Unesco) como un bien miexto, natural y cultural.